EEUU MANTIENE ALGUNAS ADVERTENCIAS A VIAJEROS HACIA NICARAGUA

None
Organizaciones del sector privado, fundamentalmente, celebraron la suspensión, el pasado 30 de noviembre, de la alerta de viaje para Nicaragua que el gobierno de Estados Unidos emitió a sus ciudadanos desde finales del pasado mes de junio. El COSEP dijo que la medida estimularía el turismo, que entra en temporada alta este mes de diciembre. Sin embargo, la embajada de Estados Unidos advirtió através de un mensaje en la red social Twitter que se mantienen importantes recomendaciones para sus ciudadanos. En una parte del informe califican que el “Gobierno de Nicaragua es autoritario, limita la libertad de expresión y de reunión pacífica, reprime la disidencia interna, y vigila y responde a las amenazas percibidas a la autoridad”. El informe sobre Nicaragua fue actualizado el pasado 30 de noviembre en que advierten que los viajeros no necesitan de visa, aunque deben pagar por una tarjeta de turismo en el aeropuerto, así como estar vacunados contra la hepatitis A, hepatitis B, rabia, tifoidea, tétano y difteria. Informan que las autoridades nicaragüenses han rechazado el ingreso o expulsado a extranjeros, incluyendo trabajadores del gobierno de Estados Unidos, académicos y periodistas “por razones no definidas claramente”. Hay información precisa sobre los documentos de viaje que necesita para entrar al país, la toma de su temperatura corporal por médicos al ingresar por las fronteras, o que si procede de algún país africano que sufra epidemias podría ser puesto en cuarentena. “Los ciudadanos estadounidenses que viajan con pasaportes diplomáticos u oficiales, o en vehículos con placas diplomáticas de los países vecinos deben notificar a la embajada en Managua porque el gobierno de Nicaragua requiere de una notificación especial…”, dice otra recomendación. Uno de los problemas causados por el gobierno de Nicaragua con las estrictas medidas hacia los estadounidenses ha afectado a decenas de grupos de voluntarios, iglesias, donantes, trabajadores sociales que llegaban al país para hacer obras sin la intervención directa del gobierno. “Las autoridades nicaragüenses pueden monitorear, detener y cuestionar físicamente o electrónicamente a ciudadanos privados de los Estados Unidos acerca de sus actividades, incluyendo el contacto con ciudadanos nicaragüenses, especialmente en temas tan variados como el propuesto canal interoceánico, elecciones y críticas al Gobierno de Nicaragua. El sistema legal controlado por el gobierno puede resultar en detenciones prolongadas de ciudadanos estadounidenses sin cargos o debido proceso”. “Las manifestaciones ocurren frecuentemente en todo el país; En el pasado, han sido violentas. Evite las demostraciones y tenga cuidado con las grandes reuniones”, incluye el reporte oficial. Fuente: Trinchera de la Noticias