27 MILLONES DE PERSONAS CARECEN DE AGUA EN EL MUNDO

None

La escasez de agua, la precariedad del saneamiento, las malas prácticas de higiene y el brote de enfermedades constituyen una amenaza más para los niños gravemente malnutridos del noreste de Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen, informó la UNICEF. 

En los cuatro países amenazados por la hambruna, cerca de 27 millones de personas dependen de agua insegura que podría ocasionar enfermedades diarreicas fatales para los niños malnutridos.

“La combinación de la malnutrición, el agua sucia y los sistemas de saneamiento precarios conforma un círculo vicioso del que muchos niños jamás se recuperarán”, asegura Manuel Fontaine, Director de Programas de Emergencia de UNICEF. “Dado que el agua insegura puede ocasionar o empeorar la malnutrición, por mucho que un niño malnutrido coma, nunca se recuperará si el agua que bebe no es segura”.

Lee: Nicaragua está de luto por el agua

En el noreste de Nigeria, el 75% de las infraestructuras de agua y saneamiento de las zonas afectadas por el conflicto están destruidas o dañadas, lo que bloquea el acceso a agua segura a 3,8 millones de personas.

En Somalia, se estima que el número de personas que necesitarán acceso a agua, saneamiento e higiene en las próximas semanas aumentará de 3,3 millones a 4,5, lo que representa un tercio de la población. Muchas fuentes de agua se han secado o están contaminadas; hay pocas instalaciones sanitarias y las enfermedades asociadas al agua se han disparado.

En Sudán del Sur, 5,1 millones de personas carecen de agua segura y servicios adecuados de saneamiento e higiene. La mitad de los puntos de agua del país están dañados o destruidos. En junio de 2016 hubo un brote de cólera que registró más de 5.000 casos y 100 muertes. En Yemen, el conflicto existente y los desplazamientos en masa de la población han dejado, al menos, a 14,5 millones de personas sin agua potable ni servicios de saneamiento e higiene básicos, al tiempo que han dañado las infraestructuras hídricas.