NIÑA SE NIEGA A SER RESCATADA DE TERRORISTAS

None

"Estoy casada. Estoy bien". Esas fueron las palabras de una de las estudiantes nigerianas de Chibok secuestradas por Boko Haram para rechazar ser liberada junto con 82 compañeras suyas, afirmó el martes la presidencia nigeriana. Un fenómeno que no es inusual entre las víctimas del grupo yihadista, según expertos.

Raptadas por combatientes de Boko Haram mientras realizaban sus exámenes, más de 200 jóvenes de entre 12 y 15 años estuvieron en manos del grupo durante más de tres años, en un "aislamiento relativo", apuntó Mausi Segun, de Human Rights Watch (HRW) en Abuya.

"Después de un periodo tan largo, no es sorprendente que las cautivas desarrollen el síndrome de Estocolmo", explica la investigadora, para quien "traumas debidos a la violencia", la "confusión religiosa" y el miedo a las "sospechas" de la comunidad podrían explicar este rechazo.

Zaná Mustafa, un negociador del intercambio, citado por diarios locales, afirmó que varias de ellas no deseaban volver todavía. Un centenar de ellas aún no han sido encontradas.

El líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, anunció poco después del secuestro de las jóvenes de Chibok que algunas se habían "casado" con combatientes, y que había "convertido al islam" a las cristianas.

En esta región extremadamente pobre de Nigeria, la promesa de un matrimonio forma parte de los medios de reclutamiento para los hombres. Los secuestros en masa también.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ