TEXAS APLICA LA PENA DE MUERTE A UN MEXICANO POR VIOLAR Y MATAR A SU PRIMA

El mexicano Rubén Ramírez Cárdenas murió ejecutado la noche de este miércoles en una prisión de Texas, mediante una inyección letal, condenado por haber secuestrado, violado y matado a su prima de 16 años hace ya más de dos décadas, informó el diario El País. De acuerdo con la versión del medio digital, los abogados trataron de frenar el desenlace hasta el último instante, con un recurso ante el Supremo, para revisar el caso y pedir nuevas pruebas de ADN. Los hechos ocurrieron el pasado 22 de febrero de 1997. La estudiante, Mayra Laguna, fue llevada por la fuerza de la habitación que compartía con su hermana en Rio Grande Valley, en el sur de Texas, y su cuerpo apareció después en un canal cercano a un lago. Según Associated Press, Cárdenas confesó a la policía que él y un amigo se la habían llevado en coche, que él la agredió sexualmente y que, cuando le liberó los brazos para dejarla marchar, ella peleó. Fue entonces cuando, según su relato, la golpeó mortalmente. "No planeaba hacer esto, pero iba de cocaína", dijo a las autoridades Cárdenas, que ahora tenía 47 años. El hombre fue declarado muerto a las 22.26 (hora local). Se declaró inocente hasta el último momento. Sus últimas palabras fueron: "No puedo ni quiero disculparme por un crimen que cometió otro, pero volveré por justicia. Podés contar con ello", informó Efe. En una rueda de prensa en la capital mexicana el lunes, el viceministro de Exteriores, Carlos Sada, calificó la pena y el procedimiento de "acto ilegal". Sada dijo que no solo buscan frenar la ejecución, sino exonerarle con nuevas pruebas de ADN, para lo que quieren llevar el caso hasta el Supremo de EE UU si es necesario. Un total de 54 ciudadanos mexicanos afrontan la pena capital en suelo estadounidense. El presidente mexicano Peña Nieto condenó la ejecución del ciudadano en su cuenta de Twitter e indicó que "viola la decisión de la Corte Internacional de Justicia". https://twitter.com/EPN/status/928503336533454848