NIÑA DE 9 AÑOS HABRÍA SIDO TORTURADA Y ASESINADA POR SU HERMANO

El pasado 23 de diciembre, Samuel Romero encontró el cuerpo de su hija, de 9 años, a dos kilómetros de la finca en la que residían, en Puerto Guzmán, Putumayo, en Colombia. Estaba totalmente desnuda y con señales de maltrato. El hallazgo fue un golpe para el padre, pero el desconsuelo fue mayor cuando empezó a sospechar que su hijo de 15 años, era el responsable de lo sucedido. Por eso, el propio Samuel pidió que el joven fuera entregado a las autoridades. “Ese sábado, mi hijo se levantó a la 1:00 de la mañana, porque le pedí que hiciera un mandado antes de que se fuera para la vereda El Balsal, donde, me había dicho, pasaría el día”, contó el campesino. “A eso de las 2:20 a. m., me dijo que se iba, le entregué lo que tenía que llevar y salió... Se me hizo raro que no agarró el camino que debía coger”, añadió. A las 3:30 am, alertado por otra de sus hijas, Samuel notó la ausencia de la menor. Desesperado, salió a buscarla, y halló el cuerpo tres horas después. Pensó en su hijo y que estaría en problemas. Pidió que lo buscaran y un vecino se fue hasta El Balsal. “Cuando lo encontraron y le dijeron que a su hermana la habían matado, lo primero que hizo fue preguntar: ‘¿Pero sí está muerta?’ ”, narró Samuel. El joven fue llevado hasta su hogar. Allí, según testigos, intentó irse hasta el municipio de Solano. Los vecinos no lo dejaron. “Nosotros no estábamos en la casa, porque habíamos salido con el cuerpo de la niña hacia Florencia (Caquetá). Cuando me contaron eso, empecé a sospechar y le dije a mi esposa que si no sería que mi hijo había matado a la niña”, agregó. “En la morgue, en Florencia, me dijeron que la niña tenía un disparo de arma calibre 22, el mismo de la que portaba mi hijo...”. “Esto es muy duro, duele mucho, pero si es culpable, que pague por la muerte de su hermana”, sostuvo. El joven, permanece bajo custodia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, tras una medida de protección de cuatro meses que ordenó un juez, por amenazas de que la comunidad lo atacaría. La orden de captura oficial por parte de las autoridades todavía no se hace efectiva, pues los exámenes al cuerpo de la niña siguen sin concluir. Tampoco se ha esclarecido si hubo abuso sexual.