Maduro llama "esclavos y mendigos" a jóvenes que emigraron de Venezuela

Nicolás Maduro

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduró, tildó de "mendigos" a los jóvenes venezolanos que han emigrado del país.

Las declaraciones las hizo el martes durante un evento del Partido socialista Unido de Venezuela (PSUV).

"Hay decenas, centenares de jóvenes que se fueron con el ofrecimiento falso de la derecha, de que se iban a otros países a disfrutar de las mieles de la vida, y terminaron lavando pocetas [inodoros] en Lima y más allá en Colombia", dijo Maduro.

"Me perdonan, esta expresión es fuerte, pero la digo: Terminaron lavando pocetas, terminaron como esclavos y mendigos. Y yo le tiendo mi mano a esa juventud en el plan vuelta a la patria y le entrego ese plan a ustedes, jóvenes, para que favorezcamos que ellos vuelvan a trabajar, a estudiar y a vivir en su tierra", agregó.

Unos 2,3 millones de venezolanos han huido de la crisis en su país principalmente hacia Colombia, Ecuador, Perú y Brasil, dijo el martes la ONU con cifras actualizadas hasta junio.

El portavoz de Naciones Unidas Stephane Dujarric dijo a la prensa que los venezolanos que se fueron de su país —aproximadamente 7% de los 32,8 millones de habitantes de Venezuela— afirmaron que la razón principal de su éxodo era la falta de alimentos.

Funcionarios de servicios humanitarios de la ONU reportaron que 1,3 millones de esos venezolanos “sufrían desnutrición”, agregó.

Venezuela, que tiene grandes recursos petroleros, atraviesa una crisis económica y política cada vez mayor. La hiperinflación y la escasez generalizada de alimentos y medicinas asuelan al país, y según el Fondo Monetario Internacional, la inflación podría rebasar el millón por ciento a finales de año.

El presidente Nicolás Maduro a menudo atribuye los problemas de la economía venezolana a lo que describe como la guerra económica de Estados Unidos y Europa contra su país. A pesar del amplio descontento en su nación a causa de los problemas económicos y políticos, Maduro ganó en mayo un segundo mandato sexenal, que no es reconocido como legítimo por su principal contrincante y muchas naciones.