Trump envía a su secretario de Estado a Arabia Saudí por el caso del periodista desaparecido

El presidente asegura que el rey saudí le ha dicho no tener información sobre Jamal Khashoggi
AFP

El presidente estadounidense, Donald Trump, sugirió este lunes que un grupo de matones podría haber asesinado al periodista saudí Jamal Khashoggi, desaparecido desde el pasado día 2 cuando visitó el consulado saudí en Estambul. El republicano hizo esa afirmación tras hablar por teléfono con el rey saudí Salman, quien negó tener conocimiento sobre el paradero del reportero, que era crítico con el régimen autoritario y había huído a EE UU por temor a su seguridad en el país árabe. Trump también anunció el viaje de su secretario de Estado, Mike Pompeo, a Arabia Saudí para tratar de resolver un caso que se está convirtiendo en una crisis diplomática en ciernes para Washington.

Preguntado por periodistas en la Casa Blanca sobre qué le dijo, durante su conversación, el rey Salman sobre Khashoggi, Trump respondió: “Él no sabía realmente. Quizá, no me quiero meter en su mente, pero para mí sonó como si quizá podrían haber sido asesinos sin escrúpulos. Quiero decir, ¿quién sabe?”.

Esta es, hasta el momento, la afirmación más clara de Trump sobre qué pudo ocurrirle al periodista, que era columnista de The Washington Post. Y supone una nueva escalada en su respuesta ante la misteriosa desaparición. Durante una entrevista el fin de semana, el presidente amenazó con imponer “una castigo severo” a Arabia Saudí si es responsable de la muerte de Khashoggi. Hasta entonces, Trump había rechazado imponer penalizaciones a Riad, como restringir la venta de armas, y había ensalzado los lazos con su principal aliado en el mundo árabe.

El caso, sin embargo, salpica cada vez más a la Administración Trump porque ha avalado el ascenso del príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman, ha reforzado la relación con Arabia Saudí como contrapeso a Irán, y sufre la presión de senadores republicanos y demócratas que piden sancionar a Riad por la desaparición del periodista.

Fuentes de seguridad turcas aseguran tener pruebas de que Khashoggi fue asesinado y descuartizado cuando acudió al consulado saudí para realizar un trámite matrimonial. Arabia Saudí lo niega pero apenas no ha dado explicaciones sobre dónde está el reportero. Según el Post, los servicios de inteligencia estadounidenses interceptaron conversaciones de oficiales saudíes en las que hablaban de cómo el príncipe Salman ordenó una operación para tenderle una trampa a Khashoggi con el objetivo de detenerle y trasladarle a Arabia Saudí. Washington sospecha que la operación saudí, que habría consistido en mandar a un equipo de 15 personas en varios aviones a Estambul, no se ejecutó como estaba previsto.

“Acabo de hablar con el rey de Arabia Saudí que niega tener conocimiento sobre lo que podría haberle pasado a ‘nuestro ciudadano de Arabia Saudí’. Él dijo que están trabajando estrechamente con Turquía para encontrar una respuesta”, escribió Trump en Twitter, antes de hablar con la prensa en los jardines de la Casa Blanca. “Estoy enviando inmediatamente a nuestro secretario de Estado para reunirse con el rey”, agregó.

El Departamento de Estado especificó en un comunicado que Trump “ha pedido una investigación rápida y abierta” sobre Khashoggi. El mandatario anunció la semana pasada que EE UU colaboraría con Arabia Saudí y Turquía en la investigación de la desaparición del periodista, de 59 años.

Por Joan Faus