Presidente de Chile pide disculpas tras encender la polémica por una broma sexista

Sebastián Piñera fue objeto de críticas por un comentario de contenido misógino. Esta vez, apelando a una comparación sobre el largo que debe tener una minifalda

El presidente chileno, Sebastián Piñera, expresó su compromiso para tratar de evitar los chistes machistas, después de una semana de indignación contra lo que se conoció en el país como la 'polémica de la minifalda'.

"Me rindo", dijo el mandatario a la radio local Imagina, agregando que aceptaría "la sugerencia".

La semana pasada, durante la presentación de un nuevo plan de desarrollo en Tarapacá, Piñera dijo: "Para compartir este plan de desarrollo para la región vamos a aplicar el viejo y sabio principio de la minifalda, que tiene que ser lo suficiente larga para cubrir lo fundamental y lo suficientemente corta para mantener la tensión".

Su intervención causó una ola de reacciones reviviendo otras polémicas del mandatario cuando utilizó esta frase en el pasado: en 2011 durante un viaje a España y en 2014 mientras visitaba la Universidad de Los Andes.

Entre los rechazos a sus dichos figuran referentes políticas como las diputada Karol Cariola y Maite Orsini, y la ex ministra Laura Albornoz, entre otras.

Sus disculpas del miércoles llegaron sin embargo en tono de broma, afirmando que ahora usará el “principio de la barba”, que es: “Suficientemente larga para que se note y suficientemente corta para que no irrite”.

“De repente nos pasamos para el otro lado, ahora no le puede decir nada a nadie y tenemos que tratarnos como si fuéramos desconocidos. De repente nos estamos poniendo demasiado serios”, agregó.

“Hay que desterrar lo ofensivo, lo humillante, pero también es importante que la relación entre los seres humanos no se trasforme en algo tan formal, como si fuéramos extraños, desconocidos“, cerró.

En realidad, las críticas al presidente no tenían que ver con la exigencia de un trato más distante y formal, sino con desterrar la idea de las mujeres -o las prendas femeninas- como objetos de deseo masculino.

Esta no es la primera vez que Piñera hace bromas sexistas en actividades oficiales y recibe el reproche de amplios sectores políticos y sociales del país.

En junio del año pasado, durante un acto de su campaña electoral en la localidad de Linares, hizo un comentario que le valió la reprimenda de la entonces mandataria, Michelle Bachelet.

“Bueno muchachos, me acaban de sugerir un juego muy entretenido. Es muy sencillo: todas las mujeres se tiran al suelo y se hacen las muertas, y todos nosotros nos tiramos encima y nos hacemos los vivos“, dijo Piñera en esa época.

Y en 2011, durante su primer mandato, fue protagonista de una polémica parecida cuando explicó en tono jocoso la diferencia entre un político y una dama.

“Cuando el político dice que ‘sí’ quiere decir ‘tal vez’, cuando dice ‘tal vez’ quiere decir que ‘no’ y cuando dice que ‘no’, no es político. Cuando una dama dice que ‘no’ quiere decir ‘tal vez’, cuando dice ‘tal vez’ quiere decir que ‘sí’, cuando dice que ‘sí’ no es dama”, dijo entonces Piñera.