Sube a 82 la cifra de muertos por los incendios en California

AP

El peor incendio registrado en la historia de Estados Unidos ya ha dejado al menos 79 personas fallecidas, según reportaron este lunes las autoridades, tras hallar nuevos cuerpos entre los restos que dejaron las llamas. En total, son 82 los muertos si se contabilizan los tres fallecidos que se reportaron en el sur del estado como consecuencia de las llamas de Woolsey.

Pese a que los aguaceros pronosticados podrían ayudar a aplacar las llamas que han matado a decenas de personas hasta ahora, también podrían lavar fragmentos de huesos, o convertir las cenizas en una pasta espesa que frustraría la búsqueda.

Los miembros de los equipos de rescate han estado examinando los escombros, usando palos para apartar los restos y revisando vehículos, bañeras y lo que quedaba de los colchones. En días anteriores, cuando no se encontraron restos, pintaron con aerosol un "0" en naranja cerca de las casas. Hasta 400 personas han participado en el esfuerzo general de búsqueda y recuperación.

La cifra de desaparecidos también continúa en ascenso. Hasta la noche de este sábado se reportaban 1,276 personas que no habían sido localizadas, aunque los funcionarios del condado de Butte señalaron que ese conteo podía no ser preciso, temiendo que hubiesen sido incluidos casos registrados más de una vez.

Al ver la destrucción del pueblo de Paradise este sábado, Trump, acompañado por el gobernador Jerry Brown, el gobernador electo Gavin Newsom y la alcaldesa de la locallidad, Judy Jones, prometió ayudar al estado a recuperarse de la devastación y trabajar para prevenir futuros incendios catastróficos. "Esto es muy triste. Espero que este sea el último, este fue realmente malo", dijo.

Estas declaraciones llegaron siete días después de que el presidente culpó, vía Twitter, a las autoridades locales del estado por no controlar las llamas, asegurando que hacen un "pobre manejo" de los miles de millones que se destinan cada año para hacer frente a estos fenómenos naturales que son una combinación de fuertes vientos y mucha sequía.

El gobernador de California dijo a los reporteros que los equipos estatales y locales, respaldados por ayuda financiera federal, estaban enfocados en la limpieza y la búsqueda de más víctimas. "Lo que hay que hacer, que se haga", dijo, y agregó: "Es solo una gran limpieza masiva después de una terrible tragedia".

De acuerdo con la Casa Blanca, las principales declaraciones de desastre y emergencia firmadas por Trump cubrirán hasta el 75% de los costos del estado para eliminar escombros, proporcionar viviendas de transición y más.

A una semana de iniciados los incendios

El sheriff del condado de Butte, Kory Honea, informó que a medida que avanzan las labores de los trabajadores que recuperan cadáveres, la cifra sigue subiendo lamentablemente.

La mayoría de los desaparecidos residía en la población de Paradise, de 27,000 habitantes y que fue completamente devorada por las llamas de ese mismo fuego, el más letal de la historia californiana. Esta localidad se encuentra en la Sierra Nevada, tiene un clima seco y soleado que en el último medio siglo ha atraído a muchos retirados.

Es probablemente por eso que la mayoría de la gente que aparece en la lista de desaparecidos tiene más de 60 años. Esto también se refleja en las edades de las víctimas mortales que ya han sido identificadas públicamente, en su mayoría hombres mayores de 50 años.

Entre la larga lista de desaparecidos podría haber nombres duplicados o de personas que huyeron de las llamas y desconocen que fueron reportadas como desaparecidas, ha insistido el sheriff del condado de Butte. La lista se actualizará para que los afectados puedan comprobar si están en ella y comunicar a las autoridades que sobrevivieron.