Más protestas en Hong Kong, dos procesados por llevar máscaras

Cientos de manifestantes se reunieron el lunes en los centros comerciales de Hong Kong exigiendo "libertad" antes de las nuevas protestas esperadas, y después de la agitación ocurrida durante la noche en el centro financiero asiático.

También el lunes dos manifestantes fueron acusados de incumplir la nueva norma de Hong Kong contra las máscaras en protestas, lo que probablemente avivará el descontento que ha sumido al territorio semiautónomo chino en una profunda crisis.

Un estudiante de 18 años y una mujer desempleada de 38 años fueron los primeros en ser procesados según la norma, que entró en vigencia el sábado a través de unos amplios poderes de emergencia que pretenden acabar con la violencia en las protestas prodemocracia.

Los dos acusados, que fueron detenidos el sábado poco después de que se activara la norma, están acusados también de participar en una asamblea ilegal, lo que supone una pena más alta de hasta cinco años de cárcel. Una condena por la prohibición a llevar máscara puede conllevar hasta un año de cárcel y una multa. Los dos fueron liberados bajo fianza a la espera de juicio.

 

El lunes los manifestantes formaron grandes círculos dentro de centros comerciales de varios niveles y corearon "disolver la fuerza policial de Hong Kong", "luchar por la libertad, apoyar a Hong Kong" y "Tengo derecho a usar una máscara", mientras los compradores observaban en un día festivo. Las protestas en Hong Kong comenzaron por una propuesta de ley que habría permitido enviar a algunos sospechosos de delitos a la China continental para juzgarlos allí. Pero luego se amplió su propósito con exigencias de mayor democracia y en contra del gobierno.

Los manifestantes denuncian lo que perciben como la creciente influencia de Beijing sobre la excolonia británica, a la que se prometió cierto grado de autonomía cuando fue devuelta al gobierno chino en 1997. La introducción de los poderes de emergencia de la era colonial el viernes que prohíbe las máscaras faciales, usadas por los manifestantes para ocultar su identidad, ha provocado algunos de los enfrentamientos más violentos en cuatro meses de manifestaciones.

"En poco tiempo, a menos que tengamos mucha, mucha suerte, la gente será asesinada, la gente recibirá un disparo", dijo el exgobernador británico Chris Patten a Sky News. "La idea de que con la policía de orden público se envían fuerzas policiales con munición real es absurda". Hasta ahora dos manifestantes han recibido disparos, uno en el pecho y otro en la pierna. Las autoridades dijeron que los disparos no fueron intencionales, sino que ocurrieron durante enfrentamientos entre la policía y los manifestantes.

Muchos manifestantes, policías y periodistas han resultado heridos en enfrentamientos, y la policía utilizó balas de goma, gases lacrimógenos y cañones de agua contra los manifestantes, algunos de los cuales arrojaron ladrillos y bombas de gasolina.

El lunes, el sistema ferroviario de metro de Hong Kong, que normalmente transporta alrededor de 5 millones de pasajeros al día, solo estaba operando parcialmente debido a lo que las autoridades dijeron que era "vandalismo grave" el domingo por la noche. Algunas estaciones fueron incendiadas en las protestas.