Manifestantes indígenas se toman el Parlamento de Ecuador y piden la salida del presidente Lenín Moreno

Miles de manifestantes indígenas y campesinos se tomaron la tarde de este martes el edificio de la Asamblea Nacional de Ecuador tras derribar verjas de seguridad que rodaban la sede y gritando «»¡fuera Moreno fuera!».

La sede del Parlamento, que se encuentra cerca de un parque de de la capital que servía para albergar a unos 10,000 miembros de colectivos indígenas, en la víspera de una marcha con la que esperan la derogación de recientes medidas económicas o la salida del presidente Lenín Moreno.

Moreno ofrece diálogo Moreno se ofreció a dialogar con los miles de campesino e indígenas que desde este lunes mantienen tomada la capital ecuatoriana como una forma de presionar al gobierno para que desista de aumentar el precio de los combustibles. Lea además:

Presidente de Ecuador acusa a Nicolás Maduro y a Rafael Correa de tratar de desestabilizar su gobierno «Hay diálogo para los hermanos indígenas que lastimosamente tienen necesidades, y en eso estamos completamente de acuerdo», dijo Lenín Moreno a los indígenas que preparan una gran protesta en Quito y cuya movilización obligó a mudar la sede del gobierno a Guayaquil En la sede del gobierno regional del puerto guayaquileño, donde Moreno montó su despacho ante disturbios en la capital, agregó que «hay un dinero que se va dejar de gastar, que es el que genera la eliminación del subsidio a la gasolina». «Ese recurso va a estar destinado a los más pobres, que ese recurso esté en manos de los que más necesitan», señaló.

Moreno eliminó subsidios por 1,300 millones de dólares al año a los combustibles más utilizados en el país petrolero el pasado miércoles, lo que desató alzas como el de 123 por ciento en el diésel y un estallido social en rechazo a los reajustes económicos. Entre las medidas, el gobernante también decidió incrementar en 15 dólares los bonos que más de un millón de pobres reciben mensualmente (de entre 50 y 150 dólares) y extender ese beneficio a otras 300,000 personas.

En medio de las tensiones, Moreno ya había expresado su disposición a dialogar con el movimiento indígena, el cual sin embargo insiste en que solo hablará después de su gran movilización del miércoles en Quito, junto a trabajadores y estudiantes.

Indígenas se toman Quito En su largo trayecto hacia la capital, cubierto a pie y en vehículos, los aborígenes de numerosas provincias bloquean decenas de vías y han ocupado pozos petroleros en la Amazonía, provocando enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.