Luis Almagro dice que sí hubo golpe de estado generado por quienes intentaron robarse los votos

"Sí hubo golpe de estado en Bolivia, generado por quienes cometieron fraude electoral para perpetuarse en el poder".

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos aseguró que en Bolivia "sí hubo un golpe de Estado, pero sucedió el 20 de octubre cuando se cometió el fraude electoral que vio a Evo Morales como presidente en la primera vuelta", durante la sesión de la OEA este martes 12 de noviembre. 

Almagro señaló que el tribunal electoral le otorgara a Morales el triunfo en la primera vuelta, era asegurarle mantenerse en el poder de manera ilegitima e inconstitucional, violando así a la Carta Democrática Interamericana.

A su vez el secretario recalcó que Morales tenía como fin quedarse en el poder, arrebatándolo en una de las peores formas, robándole la soberanía al pueblo que le dio el poder.

Durante la sesión Almagro también argumentó que es muy triste que se arroje el legado político del primer presidente indígena de Bolivia  por la borda de un autogolpe. 

 

Subrayó que la vergüenza de descubrir un fraude electoral no es de la OEA, sino de aquellos que cometieron un fraude electoral, queriendo burlar al pueblo.

Almagro también habló de la situación que se vivió en Biolivia durante 20 días, luego de declararse ganador a Morales en la primera vuelta.

Condenó el proceso de elecciones, dejando claro que estuvo lleno de violencia, que dejó heridos muertos y sufrimiento. De igual manera descartó "el deseo de Morales contribuir para pacificar al país con su renuncia".

 

Morales aseguró que México le salvó la vida

Al aterrizar en México Morales brindó una pequeña rueda de prensa en la que destacó "El presidente de México me salvó la vida", tras aceptar el asilo político que Andres Manuel López Obrador le ofreció luego de su renuncia a la presidencia.

Marcelo Ebrard, canciller mexicano, recibió a Morales después de que aterrizara en un avión militar.

El exmandatario llegó acompañado por Álvaro García Linera, quien también dimitió el domingo a su cargo de vicepresidente, y la que fuera ministra de Salud, Gabriela Montaño.