Se registran 122 civiles heridos y dos muertos tras paro nacional en Colombia

Algunos sectores han llamado a realizar cacerolazos y bloqueos en diferentes puntos de Bogotá

El canciller colombiano, Caros Holmes Trujillo, señaló este viernes 22 de noviembre en una rueda de prensa que el paro nacional, desarrollado el jueves en todo el territorio dejó 122 civiles heridos y dos personas fallecidas.

Las autoridades confirmaron las muertes, en Buenaventura, en medio de disturbios y una más en Candelaria, ambos en el departamento del Valle del Cauca.

Sin embargo, aclaró que el viernes se adelanta un plan de priorización de las zonas donde de puedan presentar daños de orden público, en 58 zonas de especial atención, en 35 municipios. Este incluye equipos de atención inmediata de control de disturbios, monitoreo aéreo, trabajo del ministerio publico, presencia de la fuerza policial y militar, y despliegue del conjunto de inteligencia.

Para el viernes en la tarde, algunos sectores han llamado a realizar cacerolazos y bloqueos en diferentes puntos de Bogotá. Al respecto, el canciller dijo que el plan de protección está listo para hoy y los días siguientes, en caso de presentarse desmanes o desórdenes.

La Alcaldía de Bogotá decretó ley seca desde el medio día del viernes hasta las 12 p.m, del sábado.

Tras un masivo llamado de atención por parte de los manifestantes al gobierno de Iván Duque, a través de manifestaciones masivas y cacerolazos en su contra, el jueves, el canciller resaltó que el jueves se cumplió el propósito del presidente de garantizar "el libre ejercicio del derecho a manifestarse pacifica y democráticamente de los colombianos".

Resaltó que los ataques violentos fueron llevados a cabo por "vándalos" que "afectaron la integridad y la vida de colombianos". En la ruede de prensa, señaló que, tras estos hechos, se vieron afectados bienes públicos, propiedades privadas, establecimiento comerciales, sistemas y estaciones de transporte masivos, y otros puntos centrales para "el buen funcionamiento de la vida cotidiana".

Hecho que pudo corroborar VOA Noticias, este jueves 21 de noviembre, en el centro de Bogotá, ciudad que, según el canciller, el viernes volvió a la normalidad.

"En la gran mayoría el país, con excepción de algunos puntos críticos, la jornada terminó a primeras horas de la tarde y sin alteraciones del orden público", agregó Holmes Trujillo.

Sin embargo, algunas estaciones de Transmilenio, sistema masivos de la ciudad, amanecieron el viernes con bloqueos. Hay afectación en la movilización y el transporte público.

El Alcalde de Bogotá, Enrique Peñaloza, dijo el viernes temprano que hay limitaciones en el servicio de transporte, sabotaje en portales y estaciones; 68 de las 138 estaciones de este servicio de transporte público fueron dañadas, por lo que no operarán en varias semanas.

El costo de los daños supera los 20 mil millones de pesos, enfatizó el funcionario.

Por otro lado, Holmes Trujillo agradeció el trabajo de la fuerza pública y, como balance, señaló que esta garantizó y acompaño la seguridad de, según el gobierno, cerca de 253 mil colombianos que participaron en 622 actividades, entre marchas concentraciones y otro tipo de actividades, en 351 municipios de 31 departamentos del país.

Así mismo, dijo el ministro, se logró la captura de 98 personas, 207 más fueron conducidas a estaciones de policía para su protección, 8 menores fueron aprehendidos y se llevaron a cabo 53 allanamientos.

En total, 151 miembros de la fuerza pública, 148 militares y 3 policías fueron heridos en todo el país

Exceso de fuerza pública e infiltrados

Los medios de comunicación y los ciudadanos publicaron el jueves videos donde se ve al Escuadrón Móvil Antidisturbios -ESMAD- y la policía golpeando a dos mujeres, respectivamente.

Aunque el ministro no se refirió a los actos puntuales, dijo que la inspección general de la policía realizó la apertura de 11 indagaciones preliminares ante denuncias de posibles irregularidades de la policía.

Según publicó el diario El Tiempo, dos policías fueron descubiertos, vestidos de civil, dentro de una marcha en Bogotá.

Sobre si hubo presencia de grupos criminales o extranjeros, detrás de los actos vandálicos registrados en la ciudades de Cali y Bogotá, el ministro señaló que se está trabajando en la identificación de los responsables, así como si hacen parte o no de este tipo de organizaciones.

Por su parte, el alcalde de Bogotá, dijo también en una rueda de prensa, que los ciudadanos no se deben dejar utilizar políticamente y que deben tener cuidado porque "hay intereses politiqueros que quieren usarlos... que disfrutan con la violencia, las acciones criminales y que quisieran volver a Colombia una Venezuela", e invitó a los ciudadanos a unirse para recuperar la ciudad.

¿Un llamado al gobierno?

La muestra pacífica, a través de marchas y cacerolazos, llevados a cabo el jueves, dejan un gran interrogantes sobre el descontento de los colombianos frente al gobierno del presidente Iván Duque.

Al respecto, el canciller manifestó que el viernes que el trabajo que distingue a su jefe es el diálogo permanente, "la voluntad de construir conjuntamente con nuestros compatriotas" y se refirió a la alocución del mandatario del día anterior: "por su puesto, el presidente Duque reconoce que hay mucho más por hacer… Por supuesto que las manifestaciones que ayer se hicieron públicamente son un mensaje que ya dijo el presidente, que será recogido en la profundización del diálogo social para acelerar la agenda social".