Trump hace una visita sorpresa a las tropas estadounidenses en Afganistán

Trump se reunió con el presidente afgano Ashraf Ghani y se dirigió a las tropas estadounidenses

El presidente Donald Trump realizó este jueves 28 de noviembre una visita no anunciada de Acción de Gracias a las tropas estadounidenses en Afganistán, su primer viaje al país desde que se convirtió en presidente y una semana después de un intercambio de prisioneros entre Washington y Kabul que aumentó las esperanzas de un resurgimiento de las conversaciones de paz.

El avión presidencial Air Force One aterrizó en el aeródromo de Bagram después de un vuelo nocturno desde Washington con el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca Robert O'Brien, un pequeño grupo de ayudantes, agentes del Servicio Secreto, y un grupo de reporteros.

Trump se reunió con el presidente afgano Ashraf Ghani y se dirigió a las tropas estadounidenses.

Según la tradición, los reporteros tenían estrictas instrucciones de mantener el viaje en secreto para garantizar su seguridad en el país. Cerca de 12,000 fuerzas estadounidenses permanecen en Afganistán.

Viajando con un pequeño grupo de ayudantes, incluido su jefe de personal interino, secretario de prensa y asesor de seguridad nacional, pero no la primera dama, Trump apareció de buen humor cuando fue escoltado alrededor de la base por soldados fuertemente armados.

Su primera parada fue en un comedor donde sirvió pavo y se sentó a comer.

Durante su visita, Trump dijo que Estados Unidos y los talibanes han estado involucrados en conversaciones de paz e insistieron en que los talibanes quieren llegar a un acuerdo después del fuerte incendio de Estados Unidos en los últimos meses.

"Nos reuniremos con ellos", dijo. "Y estamos diciendo que tiene que ser un alto el fuego. Y no quieren hacer un alto el fuego, pero ahora sí quieren hacer un alto el fuego, creo ... y veremos qué sucede ".

El viaje se produce después de que Trump interrumpió abruptamente las conversaciones de paz con los talibanes en septiembre, cancelando una reunión secreta con líderes talibanes y afganos en el retiro presidencial de Camp David después de una ola de violencia particularmente mortal, coronada por un bombardeo en Kabul que mató a 12 personas, incluido un soldado estadounidense.

Ayúdanos a romper la censura, necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUI