Nicolás Maduro está desarmando a la Fuerza Armada mientras entrega fusiles a la Milicia Bolivariana y a los obreros

Dos hechos recientes, con quince días de diferencia, demuestran la premura que tiene Nicolás Maduro en desarmar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Una fue el 12 de noviembre, cuando dijo “tenemos 321.433 fusiles que están siendo distribuidos por las vías seguras de la FANB para nuestros milicianos”. La otra fue el 29 de noviembre, en el marco de la clausura del I Encuentro Ferroviario, cuando ordenó entregar 13 mil fusiles para los cuerpos de combatientes de Guayana.

Hay que destacar que la Milicia Bolivariana es el ejército pretoriano de Nicolás Maduro y por ello depende directamente de la Presidencia de la República y Comandancia en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Operativamente es dirigida por el Comando Estratégico Operacional (Ceofanb) y administrativamente depende del Ministro de la Defensa.

El artículo 324 de la Constitución destaca que solo el Estado puede poseer y usar armas de guerra. “La Fuerza Armada Nacional será la institución competente para reglamentar y controlar, de acuerdo con la ley respectiva la fabricación, importación, exportación, almacenamiento, tránsito, registro, control, inspección, comercio, posesión y uso de otras armas, municiones y explosivos”

Y el artículo 328 le da a la Fuerza Armada la responsabilidad de “garantizar la independencia y soberanía de la Nación y asegurar la integridad del espacio geográfico, mediante la defensa militar, la cooperación en el mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional, de acuerdo con esta Constitución y la ley”, a la vez que deja claro que los componentes son: el Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional.

A medida que se acerca el fin de año, más preocupación parece haber en el Gobierno y principalmente en la presidencia de la República, desde donde se ha ordenado entregar armas a la Milicia, es decir las armas de la República colocarlas en manos de civiles, violando la Constitución.

 

 

Armas para los obreros

Maduro siempre ha querido armas a los civiles, porque nunca ha confiado en la Fuerza Armada de quien resiente que es una institución donde Hugo Chávez siempre fue considerado su máximo líder; aún es así.

Es por ello que el 17 de abril 2015 Maduro le preguntó a los trabajadores de lo que alguna vez fueron las poderosas empresas básicas de la Corporación de Guayana, si estaban dispuestos a tomar un fusil y defender la patria con su propia vida. Eso fue en el marco del Consejo Presidencial realizado en el estado Bolívar. Ese día designó una Comisión Presidencial para dirigir el Plan Guayana Socialista, y colocó en la jefatura del mismo al entonces presidente de Pdvsa, Eulogio del Pino, quien hoy está preso en los tenebrosos sótanos de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

Más de cuatro años después, el 29 de noviembre 2019, en el marco de la Clausura del I Encuentro Ferroviario y Modo de Tracción por Cable en compañía de los CPT de las Empresas Básicas de Guayana, ordena la entrega de fusiles para civiles.

“Compañero G/J Vladimir Padrino López estoy de acuerdo con la visión de los Cuerpos Combatientes. Compañero mayor general Bernal Martínez. En el caso de Guayana es un buen ejemplo y ensayo. Cada fábrica un cuartel. Por eso ordeno que se le entregue por la vía de reglamento militar, como está legalmente establecido, los 13 mil fusiles que se han seleccionado para la clase obrera de Guayana y los Cuerpos de Combatientes de Guayana de manera inmediata y asista el ministro Padrino y el general Bernal a un acto especial en Guayana con motivo de los cuerpos combatientes”, dijo Maduro.

Leer más: Ortega eterno: temor en Nicaragua a una maniobra del Presidente para quedarse en el poder sin elecciones