Organizaciones venezolanas de DDHH pidieron al presidente de Argentina que mantenga la presión sobre la dictadura de Maduro

En total 74 grupos solicitaron en una carta dirigida a Alberto Fernández su asistencia para "estimular una salida democrática, pacífica y constitucional al actual conflicto”, luego de que trascendiera la posibilidad de que el flamante mandatario fuera a dar un giro en la política del país sudamericano al reconocer al gobierno chavista

Un grupo de 74 organizaciones sociales y de Derecho Humanos en Venezuela enviaron este lunes una carta al presidente argentino Alberto Fernández para pedirle que su país “continúe participando en esfuerzos multilaterales” para "estimular una salida democrática, pacífica y constitucional al actual conflicto venezolano”, luego de que trascendiera la noticia de que el dictador chavista Nicolás Maduro había enviado a Stella Lugo a Buenos Aires con la intención de presentar credenciales ante el nuevo gobierno.

El ex presidente argentino Mauricio Macri, cuyo mandato acabó el 10 de diciembre, había reconocido al gobierno de Juan Guaidó, designado presidente encargado por la Asamblea Nacional, en desafío al poder de Maduro, cuya administración es considerada ilegítima por gran parte de la comunidad internacional. Además, Macri había sumado a su país al llamado Grupo de Lima, una iniciativa regional para buscar una solución a la crisis venezolana.

Pero el nuevo gobierno de Fernández manifestó incluso en campaña sus intenciones de hacer un giro en esta política, sin especificar los alcances.

“Las evidencias sugieren que para allanar ese camino es necesaria la presión diplomática internacional, no solo por los esfuerzos de las cancillerías de cada país, sino a través de las coaliciones regionales, como el Grupo de Lima, y los mecanismos de diálogo promovidos por varios países, como el Grupo de Contacto de la Unión Europea”, indica la misiva firmada en Caracas.

“La mayoría de la población en nuestro país aspira a una solución pacífica y negociada del conflicto, que permita la restitución de los derechos de participación política y electoral de los venezolanos para elegir democrática y soberanamente su destino. Las evidencias sugieren que para allanar ese camino es necesaria la presión diplomática internacional”, agrega.

A continuación, la carta completa:

Caracas, 16 de diciembre de 2019

Estimado señor Alberto Fernández

Presidente electo de Argentina para el período 2019-2023

Su despacho.

En primer lugar reciba, de parte de las organizaciones sociales venezolanas que suscriben la presente comunicación abierta, los mejores deseos de éxito durante su próxima gestión como presidente de la Nación Argentina.

El objetivo de nuestra misiva es pedirle, respetuosamente, que mantenga durante su mandato todos los buenos oficios diplomáticos posibles para estimular una salida democrática, pacífica y constitucional al actual conflicto venezolano, que se ha convertido en una crisis regional debido a la importante salida de venezolanos, en calidad de migrantes forzosos, a los países vecinos de la región. La ruptura del hilo democrático en nuestro país necesita del apoyo de la comunidad internacional para restablecerse.

Como ha sido suficientemente documentado por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), las actuales autoridades venezolanas han permitido la violación grave y sistemática de los derechos políticos y sociales de los venezolanos. Como registró el informe divulgado por la Alta Comisionada Michelle Bachelet “El desvío de recursos, la corrupción y la falta de mantenimiento en la infraestructura pública, así como la subinversión, han tenido como resultado violaciones al derecho a un nivel adecuado de vida, entre otros, debido al deterioro de servicios básicos como el transporte público y el acceso a electricidad, agua y gas natural”. Esta situación ha expulsado, según las proyecciones de ACNUR para el 2020, a más de 6 millones de venezolanos para junio de 2019, una cifra que continuará aumentando en los próximos meses de no permitirse en el país la apertura hacia la democracia. En materia de derechos civiles y políticos el ACNUDH afirmó que el Gobierno de Nicolás Maduro “ha utilizado las detenciones arbitrarias como uno de los principales instrumentos para intimidar y reprimir a la oposición política y cualquier expresión de disensión, real o presunta, al menos desde 2014”. Como ha sido denunciado por nuestras organizaciones, y reiterado por Michelle Bachelet en su informe, hay una alta probabilidad que los detenidos por razones políticas sufran torturas, tratos inhumanos y degradantes durante su privación de libertad, además de la vulneración recurrente de sus derechos procesales: “aplicación de corriente eléctrica, asfixia con bolsas de plástico, simulacros de ahogamiento, palizas, violencias sexuales, privación de agua y comida, posturas forzadas y exposición a temperaturas extremas” como fue documentado por el ACNUDH.

Como demuestra la cantidad de organizaciones que suscribimos la presente comunicación, la mayoría de la población en nuestro país aspira a una solución pacífica y negociada del conflicto, que permita la restitución de los derechos de participación política y electoral de los venezolanos para elegir democrática y soberanamente su destino. Las evidencias sugieren que para allanar ese camino es necesaria la presión diplomática internacional, no solo por los esfuerzos de las cancillerías de cada país, sino a través de las coaliciones regionales, como el Grupo de Lima, y los mecanismos de diálogo promovidos por varios países, como el Grupo de Contacto de la Unión Europea. Estos esfuerzos multilaterales no sólo deben mantenerse, sino fortalecerse con la participación activa de Argentina, debido a su importancia en el concierto de países latinoamericanos. Ha sido de suma importancia el impulso argentino a la solicitud a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional la apertura formal de una investigación sobre Venezuela por la comisión de presuntos crímenes de lesa humanidad en el contexto de manifestaciones entre los años 2014 y 2017. Asimismo, solicitamos que durante su gestión se amplíen las garantías de protección que Argentina ha dado a los migrantes forzados venezolanos.

Manifestamos nuestra esperanza que durante su mandato, Argentina mantenga y profundice el proceso de "Memoria, Verdad y Justicia", que ha llevado a empezar a poner fin a la Impunidad de las violaciones a los derechos humanos que afectó a los argentinos durante la última dictadura cívico-militar, y que se ha convertido en un ejemplo a seguir por los defensores de derechos humanos de la región latinoamericana

RECUERDE LEER: La mentira se viste de rojo y negro

Dándole gracias por su atención a la presente, nos despedimos cordialmente

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ