Colombia rechaza acusación sobre supuesta vinculación en el asalto a una unidad venezolana

El gobierno colombiano rechazó “enérgicamente” las acusaciones del gobierno en disputa de Nicolás Maduro acerca de una posible participación del ejecutivo de Iván Duque en el asalto, el domingo de madrugada, a una unidad militar venezolana en el estado Bolívar.

El presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro, en una reunión de gobierno con sus ministros, exigió “a las autoridades brasileñas” que capturen a los supuestos asaltantes que robaron las armas y las “devuelvan a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”.

Según su versión, los presuntos autores del ataque al cuartel estuvieron en un centro de entrenamiento paramilitar dirigido por “el Ejército de Colombia a la orden de Iván Duque”.

 

“Aquí se entrenaron y se prepararon los asaltantes del cartel de Luepa, fue aquí en Cali, bajo la dirección, conducción, financiamiento y orden de Iván Duque”, agregó al tiempo que aseguraba que los supuestos asaltantes salieron hace 2 o 3 semanas, pasaron por Ecuador y luego Perú, donde “recibieron dinero e instrucciones de grupos terroristas avalados por el gobierno” peruano.

Fue en ese momento cuando, siempre de acuerdo a la versión de Maduro, emprendieron “un largo viaje hasta Manaos, Brasil” y ahí fueron “recibidos por protectores del gobierno de Jair Bolsonaro” para después llegar “hasta la frontera de Brasil con Venezuela”.

A través de un comunicado difundido a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, el gobierno colombiano se desmarcó de cualquier acción de estas características y criticó las “infundadas y malintencionadas acusaciones” realizadas por el presidente en disputa Nicolás Maduro.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno Nacional de Colombia, rechaza enérgicamente las infundadas y malintencionadas acusaciones del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro, en contra del Gobierno de Colombia, sobre una supuesta participación en el ataque ocurrido el domingo pasado, contra un destacamento militar en el Estado venezolano de Bolívar”, afirma el comunicado.

 

Llamado a la unidad

En ese mismo documento, la cancillería hizo un llamado a la Comunidad Internacional “frente a estas temerarias acusaciones” y denunció que el gobierno en disputa de Venezuela solo “busca distraer la atención” sobre lo que realmente pasa en el país.

Los hechos ocurrieron el pasado 22 de diciembre, cuando los asaltantes, con la ayuda de los indígenas, tomaron un destacamento militar y una estación policial logrando llevarse más de cien fusiles.

Sobre el grave incidente, el Ministro de Comunicación del gobierno en disputa, Jorge Rodríguez, contabilizó un robo de 120 fusiles de "alta potencia" y 9 lanzacohetes RPG. Además, confirmó que la mayor parte de la artillería fue recuperada y que 6 asaltantes fueron detenidos.

 

"La intención para robarse esos lanzacohetes era (...) eventualmente derribar un helicóptero o un avión militar de la Fuerza Armada colombiana o incluso actuar en contra de un avión civil en territorio colombiano para luego decir que se habían utilizado cohetes RPG de la Fuerza Armada Nacional de Venezuela", subrayó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ