Estados Unidos reclamó que todos los diputados perseguidos por Maduro puedan votar por la presidencia del Parlamento venezolano

“Ya sea en persona, a través de un apoderado o de forma remota”, sugirió Michael Kozak, subsecretario para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado. Juan Guaidó tiene previsto revalidar su cargo al frente de la Asamblea Nacional, pero necesitaría los votos de algunos exiliados

El gobierno de Donald Trump presionó este jueves para que todos los diputados venezolanos puedan votar en las próximas elecciones de la Asamblea Nacional, así no estén en el país o no puedan asistir por otro motivo, frente al avance del régimen chavista para dificultar la revalidación del mandato de Juan Guaidó.

Michael Kozak, subsecretario para Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado, indicó que los asambleístas elegidos democráticamente deben estar habilitados para ejercer su derecho el próximo domingo, “ya sea en persona, a través de un apoderado o de forma remota”.

Uno de los riesgos que sobrevuelan en caso de que los diputados no puedan votar de forma virtual es que Guaidó no obtenga los votos suficientes para continuar ejerciendo el cargo. En caso de que no fuera reelegido como presidente de la AN, el líder opositor vería complicado su desafío a Maduro.

Semanas atrás, el Tribunal Supremo de Justicia estableció que los “diputados a la Asamblea están obligados a cumplir sus labores de dedicación exclusiva en beneficio de los intereses del pueblo y mantener una vinculación permanente con sus electores”, algo que considera imposible si los parlamentarios están en el exterior, como varios que viajaron perseguidos por el régimen.

Dentro de esa disputa por la legitimidad, el Parlamento no reconoce los dictámenes del Supremo al alegar que está integrado por magistrados abiertamente oficialistas, algunos de los cuales fueron designados en un procedimiento exprés días antes de que la oposición tomará el control de la cámara.

En diciembre, Estados Unidos acusó al régimen de Maduro de buscar “impedir” la reelección de Guaidó con sobornos de hasta 500.000 dólares, y prometió reforzar las sanciones contra Caracas en pos de una transición política. “Ese es el primer paso. El segundo paso será tratar de tomar el control de la Asamblea Nacional evitando elecciones libres en 2020”, denunció Elliott Abrams, el alto funcionario estadounidense encargado de Venezuela.

La Asamblea Nacional venezolana es considerada por Washington como “la última institución democrática” del país.

Los tres cargos, presidente y dos vicepresidentes se escogen por mayoría absoluta, es decir, la mitad más uno de los diputados asistentes a la sesión. El mínimo de quórum son 84 congresistas y según los cálculos del grupo que apoya al actual presidente de la AN, hay 93 votos para ratificarlo. Pero fuentes consultadas por Infobae dijeron que esperan todo tipo de maniobras por parte de Maduro para restarle votos al actual presidente de la Asamblea y complicar su reelección.

Algunos parlamentarios han expresado que no votarán por Guaidó. Se trata de disidentes de la oposición, algunos vinculados en escándalos de corrupción, así como integrantes de la fracción 16 de julio. Son 13 diputados que forman parte de “Vente Venezuela”, partido liderado por María Corina Machado, cuyos detractores califican de extrema derecha.

Con información de AFP y EFE

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ