Isabel dos Santos: el oscuro origen de la fortuna de la mujer más rica de África a la que acusan de corrupción

Isabel dos Santos, la considerada mujer más rica de África, ha sido acusada de haber construido su fortuna —2.000 millones de dólares— a partir de acuerdos preferenciales y transacciones lucrativas con el dinero del Estado angoleño.

La acusación se basa en decenas de documentos filtrados sobre acuerdos que involucran tierras, petróleo, diamantes y telecomunicaciones, firmados cuando su padre, José Eduardo dos Santos, era presidente de Angola, país del sur de África rico en recursos naturales.

Los documentos muestran que tanto ella como su esposo tuvieron acceso a valiosos activos estatales en una serie de negocios turbios.

Dos Santos dice que las acusaciones en su contra son completamente falsas y que el gobierno angoleño está llevando a cabo una "cacería de brujas" por motivos políticos.

La hija del expresidente ha hecho de Reino Unido su hogar y posee costosas propiedades en el centro de Londres.

Está bajo investigación criminal por las autoridades en Angola por corrupción y sus activos en el país han sido congelados.

BBC Panorama tuvo acceso a más de 700.000 documentos filtrados sobre el imperio comercial de esta multimillonaria.

La mayoría fueron obtenidos por la Plataforma para Proteger a Denunciantes en África y compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Han sido investigados por 37 organizaciones de medios, incluidos The Guardian y el periódico portugués Expresso.

Andrew Feinstein, director de Corruption Watch, dice que los documentos muestran cómo Dos Santos explotó su país a expensas de los angoleños.

"Cada vez que aparece en la portada de una reluciente revista en algún lugar del mundo, cada vez que organiza una de sus glamorosas fiestas en el sur de Francia, lo hace pisoteando las aspiraciones de los ciudadanos de Angola", señaló.

El ICIJ ha llamado a los documentos The Luanda Leaks, o "Las filtraciones de Luanda".

La conexión con el petróleo

Uno de los acuerdos más sospechosos se realizó desde Londres a través de una filial británica de la compañía petrolera estatal angoleña Sonangol.

Dos Santos había sido puesta a cargo de Sonangol en 2016, gracias a un decreto presidencial de su padre, José Eduardo dos Santos, quien mantuvo un fuerte control sobre su país durante los 38 años que estuvo en el poder.

Pero cuando el presidente dejó el cargo en septiembre de 2017, su posición pronto se vio amenazada, a pesar de que su delfín provenía del mismo partido. Isabel dos Santos fue despedida dos meses después.

Muchos angoleños se han sorprendido de la forma en que el presidente Joao Lourenço persiguió los intereses comerciales familiares de su predecesor.

Los documentos filtrados muestran que cuando salió de Sonangol, Dos Santos aprobó US$58 millones en pagos a una empresa de consultoría en Dubái llamada Matter Business Solutions.

Aunque ella afirma que no tiene ningún interés financiero en la materia, los documentos filtrados revelan que la firma fue administrada por su gerente comercial y era propiedad de un amigo.

BBC Panorama supo que Matter envió más de 50 facturas a Sonangol en Londres el día en que fue despedida.

Parece que Dos Santos aprobó los desembolsos a la compañía de su amigo después de ser despedida.

Aunque Matter ha realizado algunos trabajos de consultoría, hay muy pocos detalles en las facturas para justificar sumas tan grandes.

En uno cobra 472.196 euros (más de US$523.000) por gastos no detallados, en otro pide US$928.517 por servicios legales tampoco especificados.

Dos de las facturas, cada una por 676.339,97 euros (casi US$750.000), son exactamente para el mismo trabajo en la misma fecha e Isabel Dos Santos firmó ambas sin importar eso.

Los abogados de Matter Business Solutions dicen que la firma fue llevada a Angola para ayudar a reestructurar la industria petrolera, y que las facturas eran por el trabajo que ya habían realizado otras empresas de consultoría que fueron contratadas.

"Con respecto a las facturas relacionadas con los gastos, es común que las compañías de consultoría agreguen gastos a las facturas como un ítem general. Esto se debe a menudo a aquellos gastos que involucran grandes cantidades de papeleo... La materia puede producir evidencia documental para confirmar todos los gastos en los que se incurrió", explicó.

Los abogados de Dos Santos dijeron que sus acciones con respecto a los pagos de Matter eran completamente legales y negó que los hubiera autorizado tras ser despedida de la petrolera estatal.

"Todas las facturas pagadas tenían relación con los servicios contratados y acordados entre las dos partes, en virtud de un acuerdo que fue aprobado con el pleno conocimiento y aprobación de la Junta Directiva de Sonangol", señalaron.

El ICIJ y BBC Panorama también han descubierto nuevos detalles sobre los negocios que enriquecieron a Isabel dos Santos.

Gran parte de su fortuna tiene su origen en una participación en la compañía energética portuguesa Galp, la cual fue comprada por una de las empresas de Dos Santos a Sonangol en 2006.

Los documentos muestran que solo tuvo que pagar el 15% del pago inicial y que los 63 millones de euros restantes (US$70 millones) se convirtieron en un préstamo a bajo interés de Sonangol.

Según los generosos términos del préstamo, su deuda con el pueblo angoleño no tuvo que pagarse durante 11 años.

Su participación en Galp ahora vale más de 750 millones de euros (US$832 millones). La compañía de Dos Santos ofreció pagar el préstamo de Sonangol en 2017.

La oferta de reembolso debería haberse rechazado porque no incluía los casi US$10 millones de intereses adeudados. Pero Dos Santos estaba a cargo de Sonangol en ese momento y aceptó el dinero como pago total de su propia deuda.

Fue despedida seis días después y la nueva gerencia de Sonangol devolvió el pago.

Dos Santos dice que abrió la compra de la participación en Galp, y que Sonangol también ganó dinero con el acuerdo.

"No hay absolutamente ninguna irregularidad en ninguna de esas transacciones. Esta inversión es la inversión que en la historia ha generado el mayor beneficio para la compañía petrolera nacional y todos los contratos que se redactaron son contratos perfectamente legales, no hay irregularidades", se defendió.

Sus abogados aseguran que la oferta de reembolso en 2017 cubrió lo que Sonangol había indicado que se debía.

La conexión de los diamantes

Lo ocurrido es similar a la industria del diamante.

El esposo de Isabel Dos Santos, Sindika Dokolo, firmó un acuerdo unilateral en 2012 con la empresa de diamantes estatal de Angola, Sodiam.

Se suponía que eran una sociedad al 50% sobre un acuerdo para comprar una participación en la compañía joyera suiza De Grisogono.Pero fue financiado por la empresa estatal. Los documentos muestran que 18 meses después del acuerdo, Sodiam había puesto US$79 millones en la sociedad, mientras que Dokolo solo había invertido US$4 millones.

Sodiam también le otorgó un bono de US$5,5 millones por negociar el acuerdo, por lo que no tuvo que usar nada de su propio dinero en la operación.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ