Panamá regresa a la lista negra de paraísos fiscales de la UE

Agregar centros financieros como las Islas Caimán y Panamá marca un cambio para la UE.

Los ministros de finanzas de la Unión Europea agregaron a Panamá, Seychelles, las Islas Caimán y Palau a la lista negra de paraísos fiscales de la UE, según documento del bloque europeo divulgado el martes.

La lista, que se creó en 2017 después de las revelaciones de los esquemas de evasión y evasión fiscal generalizados, ahora incluye 12 jurisdicciones.

Además de Panamá, los ministros de Finanzas de la UE incluyeron también en su lista negra al territorio británico de ultramar de las Islas Caimán, una decisión interpretada como una "advertencia" al Reino Unido posbrexit.

"Estos países o territorios no han cumplido, en el plazo convenido, las reformas fiscales a las que se habían comprometido ante la UE", indicó en un comunicado el Consejo de la UE, que también agregó a Palaos y Seychelles.

Agregar centros financieros como las Islas Caimán y Panamá marca un cambio para la UE. Varias revisiones se habían dejado en la lista principalmente islas del Pacífico y el Caribe con casi ninguna relación financiera con la UE, lo que generó críticas por ser demasiado indulgente con los paraísos fiscales.

Las otras jurisdicciones enumeradas son Fiji, Omán, Samoa, Trinidad y Tobago, Vanuatu y los tres territorios estadounidenses de Samoa Americana, Guam y las Islas Vírgenes de EE.UU.

Aquellos en la lista negra enfrentan daños a la reputación, un mayor escrutinio en sus transacciones financieras y corren el riesgo de perder fondos de la UE.

El archipiélago de las Seychelles de África oriental se agregó a la lista negra porque tiene un "régimen fiscal preferencial perjudicial", según el documento de la UE.

La decisión representa un jarro de agua fría para el gobierno panameño de Laurentino Cortizo, que desde su llegada al poder en julio intenta cambiar la imagen de su país y designó incluso a fines de 2019 a un fiscal jefe experto en delitos financieros.

Las Islas Caimán, un territorio británico de ultramar en el Caribe, figura en la lista porque los fondos de inversión con sede allí no reflejan la actividad económica real en el archipiélago, según el documento. Eso podría conducir a la creación de vehículos de inversión únicamente para reducir los impuestos en otras jurisdicciones.

El primer ministro de Islas Caimán, Alden McLaughlin, dijo que la decisión de la UE fue "profundamente decepcionante" porque no consideró cambios en las reglas de fondos ya aprobadas. Pero admitió que la reforma se promulgó unos días después de que venciera el plazo de la UE.

En una decisión separada, otros territorios británicos de ultramar se consideraron totalmente conformes con las normas fiscales de la UE.

Eso enfureció a los activistas de la transparencia fiscal. "Una vez más, la UE libera a los paraísos fiscales", dijo Chiara Putaturo de Oxfam, un grupo de defensa, citando la exclusión de Bermuda, las Islas Vírgenes Británicas y las Bahamas.

"La credibilidad de la lista negra debe reforzarse para luchar seriamente contra la evasión fiscal", aseguró el eurodiputado ecologista Damien Carême, abogando por un "proceso más independiente y transparente, con sanciones realmente disuasivas".

Panamá representa el caso más emblemático. En diciembre de 2017, la UE lo incluyó en su primera "lista negra" y, tras compromisos por parte del gobierno panameño, lo trasladó a la "lista gris", de la que salió en marzo de 2019.

(Con información de AFP y Reuters)

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ