Florida detectó dos posibles casos de coronavirus y se decretó la emergencia de salud pública

Los pacientes son residentes de los condados de Hillsborough y Manatee en el estado norteamericano. Permanecerán en cuarentena

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró este domingo la emergencia de salud pública después de que el estado registrara sus dos primeros posibles casos positivos del nuevo coronavirus.

Los individuos que se presume que están infectados son residentes de los condados de Hillsborough y Manatee, ambos cerca del área de la Bahía de Tampa, en la costa del Golfo. Según las autoridades, el residente de Hillsborough ha viajado a Italia, mientras que el paciente de Manatee no tiene historial de viajes a países restringidos por el CDC

“Ambos pacientes están aislados y son monitoreados activamente”, indicó el Departamento de Salud de Florida. Permanecerán bajo vigilancia por lo menos 14 días o hasta que den negativo para el patógeno.

“Es necesario y apropiado tomar medidas para asegurar que el Covid-19 permanezca controlado y que los residentes y visitantes en Florida permanezcan seguros”, dijo el gobernador.

“Mañana (lunes) estaré en Tampa y Miami con el Cirujano General Rivkees y otros oficiales para discutir nuestra continua respuesta estatal en #COVID19,” escribió DeSantis en su cuenta de Twitter.

Previamente, el senador Marco Rubio dijo que “no es una cuestión de si se encuentran casos confirmados de coronavirus en Florida, sino de cuándo”.

Dos muertes en EEUU

Un septuagenario que estaba infectado con el nuevo coronavirus se convirtió el sábado en la segunda víctima mortal relacionada con la enfermedad en territorio estadounidense, mientras que un primer caso fue confirmado en Nueva York, informaron las autoridades

El fallecimiento, que como el primero ocurrió en el hospital Evergreen en Kirkland, cerca de Seattle (Washington), fue reportado el domingo por funcionarios de Salud. La víctima es un hombre con “condiciones de salud subyacentes”, según las autoridades de Salud del condado de King, el más poblado de Washington (oeste).

El primer deceso fue, el mismo día, el de un hombre de unos 50 años, que también presentaba problemas de salud preexistentes, según Jeff Duchin, responsable de Salud de Seattle y King.

Este caso fue uno de un puñado de personas contagiadas pese a no haber viajado ni haber tenido contacto directo con infectados, lo que sugiere que el coronavirus se está expandiendo actualmente entre la población estadounidense.

Mientras los números de infectados siguen siendo bajos, varios expertos lamentaron la lentitud de las autoridades sanitarias para distribuir kits de detección de la enfermedad, y se quejaron ante una supuesta falta de preparación logística de las autoridades.

El vicepresidente estadounidense Mike Pence, al frente de la lucha contra el nuevo coronavirus, defendió este domingo la gestión de la crisis por parte del gobierno, y aseguró que el país estaba “listo” para enfrentar la epidemia.

La Casa Blanca ha solicitado al Congreso 2.500 millones de dólares en fondos para combatir la epidemia, pero la oposición demócrata reclama unos 8.500 millones.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ