Gobierno de España decide prorrogar 15 días más estado de alarma por la crisis del coronavirus

Sánchez se lo ha comunicado a los presidentes autonómicos esta mañana y solicitará la autorización del Congreso

El Gobierno ampliará el estado de alarma 15 días por la crisis del coronavirus, lo que requiere de su aprobación en el Congreso. Este es el mensaje principal que Pedro Sánchez ha transmitido a los presidentes autonómicos este domingo, en la segunda reunión telemática que mantienen desde la entrada en vigor del estado de alarma. La excepcional medida en vigor fue aprobada en un Consejo de Ministros extraordinario el pasado 14 de marzo y está vigente desde el día siguiente. Su duración finalizaría el 29 de marzo. De esta forma, el periodo de confinamiento de los 47,1 millones de españoles se extenderá como mínimo hasta después de Semana Santa. En el Gobierno llevaban días barajando alargar el estado de alarma, y la posibilidad de hacerlo al menos dos semanas, dado que hacerlo menos tiempo implicaría que se levantaría justo antes de un periodo vacacional como Semana Santa.

RECUERDE LEER: FSLN pone en marcha su plan propagación del COVID 19

La extensión del estado de alarma sería hasta el 12 de abril. La Constitución establece en su artículo 116.2 que el estado de alarma será declarado por el Gobierno mediante decreto acordado en Consejo de Ministros “por un plazo máximo de 15 días, dando cuenta al Congreso de los Diputados, reunido inmediatamente al efecto y sin cuya autorización no podrá ser prorrogado dicho plazo”. “El decreto determinará el ámbito territorial a que se extienden los efectos de la declaración”, añade la Ley Fundamental. El líder del PP, Pablo Casado, ya garantizó al Gobierno su apoyo a una posible prórroga del estado de alarma. El próximo miércoles está convocado un pleno del Congreso en el que se aprobaría la ampliación del estado de alarma.

España suma ya 28.572 contagios y 1.720 fallecidos. En las últimas 24 horas han fallecido casi 400 personas más por la Covid-19. Los líderes territoriales han coincidido en sus intervenciones en solicitar más material sanitario. Varios se han mostrado partidarios de limitar más la movilidad como Quim Torra (Cataluña), Javier Lambán (Aragón), Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha) y Ximo Puig (Comunidad Valenciana). En su intervención al final de la reunión, de más de cuatro horas, Sánchez ha elogiado la actitud de la ciudadanía con las medidas de confinamiento y ha destacado la importancia de “mantener el pulso de la actividad económica básica”. De ahí la importancia de “calibrar” de manera correcta los sectores que se pueden restringir, ha apuntado el presidente según han señalado fuentes presentes a EL PAÍS. Sánchez también considera prioritaria la dotación de camas de UCI en las autonomías más golpeadas por la crisis. “Van a venir jornadas muy duras. Estamos todos en el mismo equipo”, ha concluido.

Al contrario que en la videoconferencia del pasado domingo, en la que el president de la Generalitat acusó al Ejecutivo de Sánchez de “confiscar” competencias de Cataluña, en esta ocasión el gobernante catalán ha cambiado el tono, según han transmitido varios líderes territoriales a este diario. Torra ha felicitado a todos los presidentes y a todos los equipos de emergencia por su trabajo, y ha expresado su apoyo a las medidas aplicadas por el Gobierno aunque también ha planteado un paquete de medidas económicas. Torra ha insistido en el confinamiento de la población de las comunidades más afectadas como Madrid, Cataluña y País Vasco salvo la dedicada a servicios esenciales, y ha pedido abastecimiento y material cuanto antes para Cataluña, la segunda comunidad con más afectados y fallecidos por la Covid-19. El president fue el único líder territorial que el domingo pasado no firmó un comunicado conjunto en el que se acordó “reforzar la acción conjunta de todas las administraciones” y mantener “una comunicación fluida y eficaz” durante la emergencia sanitaria. El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha expresado su “disposición y colaboración” con el Gobierno. La semana pasada el presidente de Euskadi mostró someramente su malestar con la “invasión de competencias” durante el estado de alarma.

ADEMAS LEA: Nayib Bukele preocupado por negligencia de la dictadura de Daniel Ortega ante coronavirus

Sánchez reclamó unidad en su comparecencia del sábado por la noche, en la que avisó de que “desgraciadamente, lo peor está por llegar”. Esa ha sido la tónica en la reunión de este domingo en la que, a diferencia de la celebrada la semana pasada, le han acompañado los ministros de Sanidad, Salvador Illa; Margarita Robles (Defensa), Fernando Grande-Marlaska (Interior) y José Luis Ábalos (Transportes, Movilidad y Agenda Urbana). El presidente advirtió el sábado del “impacto de la ola más dura y dañina". “Pondrá al límite todas nuestras capacidades materiales y morales. También nuestro temple como sociedad”, expuso. Con España convertida en el cuarto país del mundo con más fallecidos tras China, Italia e Irán, Sánchez apeló a “mantener la unidad, comenzando por los representantes y responsables públicos”. "Nadie de mi Gobierno va a polemizar con ninguna administración ni con ningún partido (...) Si alguien marca distancias respecto del Gobierno, nosotros nos acercaremos con mayor disposición; si alguien elude sus responsabilidades, nosotros nos esforzaremos por asumirlas, aunque no nos correspondieran; si alguien polemiza, nosotros conciliaremos”, dijo el presidente frente a las críticas de los últimos días de Torra o de Isabel Díaz Ayuso.

“Sánchez no ha dicho ni propuesto absolutamente nada que no se esté haciendo en Madrid. Así que no acepto que la señale como la apestada en su mitin televisivo”, afirmó la presidenta de Madrid en un mensaje en redes sociales mientras Sánchez se dirigía al país. Previamente Sánchez había indicado que Madrid era la comunidad donde la epidemia “se ha propagado a mayor velocidad” y donde “mayores tensiones existen” para atender la “avalancha que están soportando los hospitales y en general el sistema sanitario”. De los 28.572 contagiados con coronavirus en España, Madrid es la más afectada con 9.702. También es la que suma más muertes: 1.021 de los 1.720 en todo el país. En su intervención en la videoconferencia de este domingo Díaz Ayuso ha eludido toda confrontación política y se ha centrado en detallar la situación “extrema” en Madrid, que necesita 1.500 UCI “en su lucha contra reloj por la vida”, según fuentes que han seguido el encuentro telemático.

El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, también ha recalcado que la prioridad es que se garantice el abastecimiento de material sanitario. El dirigente del PP ha remarcado que sin el material necesario las medidas para contener la pandemia no resultan tan efectivas. Por eso ha insistido en proteger a los profesionales, incluidos los que trabajan en residencias de mayores. Andalucía y Cantabria han coincidido en la necesidad de asegurar la red de suministros.

TAMBIEN PUEDE LEER: Mujer sospechosa de coronavirus revela mentiras de Rosario Murillo

El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, ha admitido también que la próxima semana será dura, aunque ha pronosticado que el aumento de afectados en su comunidad será más tarde. El presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, también ha lamentado la falta de recursos que arrastra el sistema de dependencia que, en teoría, deberían financiar a partes iguales las comunidades y el Gobierno central. En realidad, las autonomías asumen entre el 70% y 80% de su coste. Además de resaltar la necesidad de recursos como respiradores, mascarillas y plazas de UCI, García-Page ha remarcado que se deben restringir las actividades a solo las esenciales y ha urgido a Sánchez a establecer un protocolo “común y homogéneo” para realizar los test rápidos.

El presidente maño ha pedido se relajen las medidas en Europa de concesión de ayudas a empresarios y se aumenten los recursos para avalar a empresarios. Lambán también ha propuesto que se contemple una moratoria de las deudas hipotecarias en locales en una situación “comparable a un estado de guerra” según fuentes de la reunión. El dirigente del PSOE ha planteado un plan Marshall para “un escenario de posguerra”, una propuesta similar a la que viene realizando Puig.

El presidente de la Comunidad Valenciana ha indicado que es necesario acelerar la efectividad del confinamiento, reforzando por ejemplo los controles para el cumplimiento de las medidas vigentes. Sobre las medidas económicas de respaldo a las empresas, ha destacado que las comunidades pueden adoptar una forma rápida y eficaz de mejorar la liquidez de las empresas, y es haciendo frente a la deuda no financiera que tienen con las empresas y proveedores. En ese sentido, Puig ha destacado las medidas del Gobierno, como el adelanto el 50% de la liquidación de 2018 o la aprobación de las cuantías del Fondo de Liquidez Autonómico.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ