El fiscal que capturó a “El Chapo” Guzmán será quien perseguirá a Maduro, Diosdado & Co

Brian Benczkowski, conocido por llevar el caso del criminal mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán, será quien lleve la acusación contra Nicolas Maduro en los Estados Unidos.

El fiscal federal de Manhattan anunció los cargos de narcotráfico contra Nicolás Maduro, tres funcionarios venezolanos y dos liderazgo de las Farc.

William Barr, el Fiscal General de los Estados Unidos; Geoffrey Berman, Fiscal para el Distrito Sur de Nueva York; Brian Benczkowski, Fiscal General Adjunto de la División Criminal del Departamento de Justicia; Uttam Dhillon, Administrador Interino de la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos (“DEA”) y Alysa D. Erichs, directora ejecutiva interina ejecutiva de Inmigración y Control de Aduanas para Investigaciones de Seguridad Nacional llevan las dos acusaciones separadas contra:

Nicolás Maduro Moros, Diosdado Cabello RondóN, Hugo Armando Carvajal Barrios, A.K.A “El Pollo”, Clíver Antonio Alcalá Cordones, Luciano Marín Arango, A.K.A “Ivan Marquez” y Seuxis Paucis Hernández Solarte, A.K.A “Jesús Santrich”.

La otra acusación de Superación alega violaciones de la Ley Internacional de Poderes Económicos de Emergencia (“IEEPA”) y la Ley de Designación de Narcotraficantes de Narcóticos Extranjeros (“Ley Kingpin”), y una conspiración relacionada para defraudar al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, la Oficina de Activos Extranjeros Control (“OFAC”), contra Tareck Zaidan El Aissami Maddah, Joselit Ramirez Camacho y Samark Lopez Bello. Los cargos están contenidos en Acusaciones de Superación separadas reveladas en la corte federal de Manhattan.

Ambos casos están pendientes ante el juez federal de distrito Alvin K. Hellerstein.

El Departamento de Estado a través de su Programa de Recompensas de Narcóticos, ofrece hasta 15 millones de dólares por información que conduzca al arresto o condena de Maduro Moros, hasta 10 millones de dólares por información de Cabello Róndon, Carvajal Barrios y Alcalá Cordones, hasta 5 millones de dólares por información de Marín Arango conocido como “Ivan Marquez” y hasta 10 millones de dólares por información de El Aissami Maddah.

Fiscales

El Fiscal General William Barr detalló que “el régimen venezolano, una vez dirigido por Nicolás Maduro Moros, sigue plagado de criminalidad y corrupción. Durante más de 20 años, Maduro y varios colegas de alto rango supuestamente conspiraron con las Farc, causando la entrada de toneladas de cocaína y devastando las comunidades estadounidenses.

“El anuncio se centra en erradicar la extensa corrupción dentro del régimen venezolano, un sistema construido y controlado para enriquecer a aquellos en los niveles más altos. Estados Unidos no permitirá que estos funcionarios venezolanos corruptos usen el sistema bancario estadounidense para mover sus ganancias ilícitas de Sudamérica ni promover sus esquemas criminales”, sentenció Barr.

Por su parte, Geoffrey Berman explicó que “los cargos penales anunciados contra Nicolás Maduro están motivados por dirigir, junto con sus principales lugartenientes, una asociación de narcotráfico con las Farc durante los últimos 20 años. El alcance y la magnitud del presunto narcotráfico se hizo posible solo porque Maduro y otros corrompieron las instituciones de Venezuela y proporcionaron protección política y militar para los crímenes de narcotráfico desenfrenados descritos en nuestros cargos”.

“Maduro y los otros acusados tenían la intención expresa de inundar los Estados Unidos con cocaína para socavar la salud y el bienestar de nuestra nación”, relató Berman

Según el fiscal, “Maduro desplegó muy deliberadamente cocaína como arma. Si bien Maduro y otros miembros del cártel tenían títulos elevados en el liderazgo político y militar de Venezuela, la conducta descrita en la acusación formal no era una política o servicio al pueblo venezolano. Como se alega, los acusados traicionaron al pueblo venezolano y corrompieron las instituciones venezolanas para llenarse los bolsillos con dinero del narcotráfico”.

En relación, a estas acusaciones el administrador interino de la DEA, Uttam Dhillon consideró que “estas acusaciones exponen la devastadora corrupción sistémica en los niveles más altos del régimen de Nicolás Maduro. Estos funcionarios traicionaron repetidamente y con conocimiento al pueblo de Venezuela, conspirando, para beneficio personal, con narcotraficantes y organizaciones terroristas extranjeras designadas como las Farc”.

“Estas acciones de la fiscalía de los Estado Unidos envían un mensaje claro a los funcionarios corruptos en todas partes de que nadie está por encima de la ley o más allá del alcance de la policía estadounidense. El Departamento de Justicia y la Administración de Control de Drogas continuarán protegiendo al pueblo estadounidense de los traficantes de drogas despiadados, sin importar quiénes sean o dónde vivan”, sentenció Dhillon.

La directora ejecutiva interina ejecutiva de ICE para HSI, Alysa Erichs, señaló que “la naturaleza colaborativa de esta investigación es representativa del trabajo continuo que HSI y las agencias internacionales de cumplimiento de la ley realizan cada día, a menudo detrás de escena y desconocido para el público, para hacer que nuestras comunidades más seguro y libre de corrupción”.

Erchis, explicó que “el anuncio destaca el alcance global y el compromiso de HSI para identificar, atacar e investigar agresivamente a las personas que violan las leyes de EEUU, explotan los sistemas financieros y se esconden detrás de la criptomoneda para promover su actividad criminal ilícita. Que esta acusación sea un recordatorio de que nadie está por encima de la ley, ni siquiera funcionarios políticos poderosos”

Para cerrar, Brian Benczkowski, quien logró sentenciar al criminal mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, aseguró que Vladimir Padrino López es “el principal responsable de utilizar a la Fuerza Militar para transportar droga”.

De acuerdo con las acusaciones, presentaciones y declaraciones hechas durante los procedimientos judiciales:

Desde al menos 1999, Maduro Moros, Diosdado Cabello Rondón, Hugo Carvajal Barrios, A.K.A “El Pollo” Y Clíver Alcalá Cordones, actuaron como líderes y gerentes del “Cartel de los Soles“, el nombre del cártel se refiere a las insignias del sol pegadas a los uniformes de los oficiales militares venezolanos de alto rango. Maduro Moros y los otros miembros del cártel acusados abusaron del pueblo venezolano y corrompieron las instituciones legítimas de Venezuela, incluidas partes del ejército, el aparato de inteligencia, la legislatura y el poder judicial, para facilitar la importación de toneladas de cocaína a los Estados Unidos.

El Cártel de Los Soles buscó no solo enriquecer a sus miembros y mejorar su poder, sino también “inundar” a los Estados Unidos con cocaína e infligir los efectos nocivos y adictivos de la droga en los usuarios de los Estados Unidos.

En cuanto a Marín Arango Y Hernández Solarte, líderes de las Farc mientras las Farc pretendían negociar la paz con el gobierno colombiano, acordaron bajo la protección de los líderes del Cártel de Los Soles reubicar algunas de las operaciones de las Farc en territorio venezolano. Para luego, enviar cocaína procesada desde Venezuela a los Estados Unidos a través de puntos de transbordo en el Caribe y América Central, como Honduras.

Aproximadamente en 2004, el Departamento de Estado de los EEUU estimó que al menos 250 toneladas de cocaína transitaban por Venezuela. Los envíos marítimos se enviaron al norte desde la costa de Venezuela utilizando embarcaciones rápidas, barcos de pesca y portacontenedores.

Los envíos aéreos a menudo se enviaban desde pistas de aterrizaje clandestinas, típicamente hechas de tierra o hierba, concentradas en el estado Apure.

Según el Departamento de Estado de los EEUU, aproximadamente 75 vuelos no autorizados y sospechosos de actividades de tráfico de drogas ingresaron al espacio aéreo hondureño solo en 2010, utilizando lo que se conoce como la ruta de cocaína “puente aéreo” entre Venezuela y Honduras.

En su papel como líder del Cártel de Los Soles, Maduro Moros negoció envíos de toneladas múltiples de cocaína producida por las Farc. También ordenó que el Cártel de Los Soles proporcione armas de grado militar a las Farc.

Además, Maduro coordinó asuntos exteriores con Honduras y otros países para facilitar el tráfico de drogas a gran escala y solicitó asistencia de los líderes de las Farc para capacitar a un grupo de milicianos no autorizados que funcionaba, en esencia, como una unidad de las fuerzas armadas para el Cártel de Los Soles

Los acusados

Maduro Moro, ex presidente de Venezuela. Anteriormente ocupó un asiento en la Asamblea Nacional entre 2000 y 2006, actuó como ministro de Relaciones Exteriores venezolano entre 2006 y 2013, y actuó como vicepresidente de Venezuela en 2013.

Maduro sucedió a la presidencia venezolana después de Hugo Chávez murió en 2013. Durante su presidencia, continuó participando en el tráfico de cocaína con el Cártel de Los Soles y las Farc. En 2018, Maduro declaró la victoria en una elección presidencial en Venezuela.

En 2019, la Asamblea Nacional invocó la constitución venezolana y declaró que Nicolás Maduro había usurpado el poder y no era el presidente de Venezuela. Desde 2019, más de 50 países, incluido Estados Unidos, se han negado a reconocer a Maduro como jefe de estado de Venezuela; en cambio, reconocieron a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

En 2020, el Departamento de Estado certificó la autoridad de Guaidó, como presidente interino de Venezuela, para recibir y controlar propiedades en cuentas en la Reserva Federal de los Estados Unidos mantenidas por el gobierno venezolano y el Banco Central de Venezuela.

Cabello Rondón, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela y miembro de las fuerzas armadas. Cabello Rondón anteriormente actuó como jefe de gabinete de Chávez en 2001, vicepresidente de Venezuela en 2002, gobernador del Estado Miranda de Venezuela entre 2004 y 2008, y presidente de la Asamblea Nacional entre 2012 y 2016.

Carvajal Barrio, ciudadano venezolano y fue director de la agencia de inteligencia militar de Venezuela, conocida como Dirección de Inteligencia Militar (“DIM”), entre 2004 y 2011. En abril de 2011, la Oficina del Fiscal para el Distrito Sur de Nueva York presentó la acusación original en este caso, acusando a Carvajal Barrio de narcotráfico.

Sin embargo, en 2013, Maduro Moros convirtió a Carvajal Barrio en el director del DIM por segunda vez. Entre enero de 2014 y junio de 2014, Carvajal Barrio ocupó el título de cónsul general de Venezuela en Aruba.

En enero de 2016, a pesar de ser un fugitivo en los cargos de narcotráfico descritos anteriormente, Carvajal Barrio fue elegido miembro de la Asamblea Nacional. Carvajal Barrio sigue prófugo de los cargos pendientes en las acusaciones subyacentes en el Distrito Sur de Nueva York y está sujeto a una orden legal de extradición emitida por España en 2019.

Alcalá Cordones, ex general en el ejército venezolano.

Marín Arango, se unió a las FARC en 1985. En 2006, la Oficina del Fiscal para el Distrito Sur de Nueva York presentó un cargo por tráfico de drogas contra 50 líderes de las FARC, incluido MARÍN ARANGO. A partir de hoy, Marín Arango es un prófugo de ese cargo y miembro de la Secretaría de las FARC, que es el máximo órgano de liderazgo de las FARC.

Hernández Solarte se unió a las FARC en 1991. Hasta el día de hoy, Hernández Solarte es miembro del Alto Mando Central de las Farc, que es el segundo cuerpo de liderazgo más alto de las Farc. Como se describe a continuación, en 2018, la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York presentó cargos de tráfico de drogas contra Hernández Solarte. Hernández Solarte sigue prófugo de esos cargos.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ