Donald Trump, sobre las medidas contra el coronavirus en EEUU: “Si no hubiésemos cerrado, podríamos haber tenido 2,2 millones de muertes”

El mandatario, que prolongó las recomendaciones de distanciamiento social hasta fines de abril, explicó que “lo peor que podría pasar” sería reabrir la actividad “demasiado pronto”
Reuters

El presidente estadounidense, Donald Trump, afirmó este martes que las medidas del gobierno federal frente a la pandemia de coronavirus evitaron un escenario de 2,2 millones de muertes, en una entrevista en la que reafirmó su postura de prolongar las recomendaciones de distanciamiento social.

El mandatario, en entrevista con Fox News, fue consultado sobre el cambio de postura de la Casa Blanca, ya que días atrás había manifestado su voluntad de retomar la actividad económica plena para después de la Semana Santa, que finaliza el 12 de abril. “Escuché a los expertos. Lo peor que puede pasar es reabrir la actividad demasiado pronto”, sostuvo, mencionando al doctor Anthony Fauci, epidemiólogo de la Casa Blanca (director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas), y la doctora Deborah Birx, coordinadora de respuesta para la Fuerza de Tarea de Coronavirus del gobierno

“Nadie está más preocupado que yo. Tenemos la mejor economía de la historia del país, los mejores números de empleo de la historia. En un día, tuvimos que cerrarla. Si no hubiésemos cerrado (la actividad), como si fuese una mala gripe, podríamos haber tenido 2,2 millones de muertes. Eso es mucho”, expresó.

El mandatario reafirmó su estimación de que el pico de muertes estaría alrededor de la Pascua y expresó su deseo de que “para el 1 de junio, las muertes estarán en un número muy bajo”.

Sobre las medidas del gobierno, indicó que el histórico paquete económico de más de 2 billones de dólares “fue lo correcto” ya que quiere “la menor cantidad de muertes”. Hasta el momento, más de 2.500 personas han fallecido en el país por el Covid-19, de los más de 140 mil casos confirmados, según el último balance de la Universidad Johns Hopkins

Sobre Nueva York, el principal foco epidémico, Trump pronosticó que “estarán bien” y aseguró que el estado tiene “más que suficientes” respiradores, pese a que el gobernador Andrew Cuomo ha señalado que tienen cerca de 10 mil dispositivos y necesitarían otros 20 mil para enfrentar el pico de la epidemia

También, resaltó que Estados Unidos ha realizado más pruebas de diagnósticos que ningún otro país (aunque otros estados lo superan en cifras per cápita), y celebró los avances realizados en términos de infraestructura, para poder tener más camas disponibles para pacientes. “No estoy culpando a nadie, nadie podía predecirlo”, indicó, al criticar las deficiencias sanitarias que reportadas en el inicio de la crisis, pero afirmó que comenzó su gobierno “con los estantes vacíos”, hace tres años.

Además, dijo que no está considerando el cierre de aeropuertos para reducir los movimientos internos y volvió a manifestarse en contra de las cuarentenas obligatorias. “Vamos a ganar y será pronto”, auguró.

El mandatario, que arremetió contra la oposición al recordar las arduas negociaciones por el paquete económico y las intenciones de destituirlo a inicios de año, también destacó que su popularidad está en máximos históricos. “Estamos peleando una guerra. No imagino a un presidente que haya tomado mejores medidas que yo”, opinó.

Trump también informó que su siguiente llamada sería con el presidente ruso, Vladimir Putin. Según adelantó, los mandatarios hablarían de los precios del petróleo, la crisis en Venezuela y dijo que Putin probablemente le pediría un levantamiento de las sanciones económicas, sin especificar cuál sería su respuesta.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ