Un billón de dólares contra el coronavirus: el plan de Japón durante el estado de emergencia

El gobierno buscará limitar las medidas más duras a algunas regiones y no imponer un confinamiento drástico como el que está en vigor en muchos países. El archipiélago registró el domingo unos 3.650 casos y 73 muertes
Reuters

En una decisión sin precedentes en la historia del país, el Gobierno de Japón anunció hoy que ha optado por declarar un alerta sanitaria por el COVID-19, lo que permite a las autoridades locales imponer una serie de restricciones que afectarán a la vida normal de millones de nipones, y propuso un paquete de ayudas por un billón de dólares para combatir los efectos sobre la economía de la pandemia.

“Esperamos declarar el estado de emergencia a partir de mañana tras escuchar la opinión del panel de expertos”, dijo Abe a la prensa, agregando que el gobierno lanzaría un paquete por 108 billones de yenes para auxiliar a la tercera economía mundial

“Estamos viendo un rápido aumento de nuevas infecciones en particular en áreas urbanas como Tokio y Osaka,” afirmó Abe.

Esas dos grandes ciudades y otras cinco prefecturas estarían incluidas en el estado de emergencia, agregó.

A pesar de ser vecino de China, donde apareció el nuevo coronavirus, Japón ha estado hasta ahora mucho menos afectado por la pandemia COVID-19 que Europa o Estados Unidos. El archipiélago registró el domingo unos 3.650 casos y 73 muertes, según un último balance oficial

Sin embargo, el número de casos aumentó sensiblemente desde hace dos semanas, principalmente en Tokio, donde se registraron 148 nuevos contagios el domingo, un nuevo récord local.

Esto ha aumentado la presión sobre el gobierno para intensificar su respuesta a la pandemia. Además, la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, llamó a la población al teletrabajo y a evitar salidas no indispensables el fin de semana.

“Hasta ahora no hemos recibido nada oficial, pero nos preparamos partiendo del supuesto de que Tokio estará” entre las regiones incluidas en el estado de emergencia, declaró Koike a la prensa este lunes.

El estado de emergencia debería limitarse a algunas regiones y no conllevar medidas de confinamiento tan drásticas como las que están en vigor en muchos países

También puedes leer: Los países asiáticos enfrentan una posible segunda ola del coronavirus COVID-19

“Voy a dejar claro que en el caso de Japón no existe ningún confinamiento ni tenemos esa necesidad, según los expertos”, dijo Abe en unas declaraciones a los periodistas antes de entrar a una reunión de trabajo para analizar el asunto.

Concretamente, los gobernadores de las regiones afectadas podrán “pedir” a los habitantes permanecer en sus casas y a los comercios no esenciales suspender actividades. Con el anuncio de Abe, una vez entre en vigor la alerta, esa petición adquiere una formalidad mayor.

Las autoridades podrán también requisar terrenos o edificios con fines médicos.

El sistema legal japonés, sin embargo, no establece sanciones para quienes no cumplan con los requerimientos oficiales de este tipo, pero teniendo en cuenta los comportamientos culturales y sociales nipones, esa petición se convierte en una obligación para los ciudadanos.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ