Noticias NicaraguaMigraciónCambista: “a finales de año nos dejan barridos y es porque la gente va de viaje a EEUU”

Cambista: “a finales de año nos dejan barridos y es porque la gente va de viaje a EEUU”

La historia de don Fermín, un cambista nicaragüense que se despidió de sus hijos y sus nietos para siempre porque dice angustiado que “aquí se viene la cosa fea” y no desea verlos sufrir en un futuro
migración de nicaraguenses rumbo a estados unidos aumenta
Cambistas aseguran que hay momentos que el dólar desaparece y es porque hay más migración.
Archivo de El Nuevo Diario

Don Fermín* cuenta que está resignado a morir en Nicaragua sin sus hijos porque prefiere que ellos se abran camino y nuevas oportunidades en Estados Unidos. 

“Yo los saqué del país porque aquí estamos mal y cada día esto está peor”, se lamenta este hombre que por más de tres décadas se ha dedicado a cambiar córdobas en dólares y dólares en córdobas.

Cuenta que usó todos sus ahorros y hasta remató unas tierras para costear el viaje de once familiares.

“Me quedé limpio, pero le dije a mis hijos y mis nietos que aprovecharan a este viejo para irse, no querían los joberos, de verdad yo prefiero que estén lejos a que coman lodo aquí, porque esto está feo”, narra el anciano mientras hace una pausa para responder a cada cliente que le pregunta que él cambia 1 dólar por 35.85 córdobas.

Don Fermín dice que a su hijo de treinta años lo tuvo que concientizar para que emigrara.

“Yo le dije, ándate hombre, que no te pasen las mías que envejecí y solo trabajo para comer. Un hermano mío recibió a los once en su casa y gracias a Dios ya empezaron a trabajar”, cuenta con una sonrisa.

“A esta esquina vienen diario unos 30 clientes a comprar billetes pegados o sueltos porque van de viaje, y uno ya sabe que van para el otro lado”, explica. 

VER MÁS: Nicaragüenses viven calvario de tramitar pasaporte, una noche en Migración

“En este país solo nos vamos a quedar los viejos, yo por ejemplo con mi doña ya estoy listo. Me retiro a unas tierritas a sembrar frijoles, pero uno para sus hijos quiere lo mejor y aquí se viene la cosa fea”, advierte.

Mientras don Fermín continúa el hilo de su relato que es interrumpido cada dos minutos por un solicitante de cambio. “Me cambia 50 dólares”, le dice una clienta, luego se acerca otra persona y le solicita cambio de 200 dólares, llega alguien más a cambiarle 20.

“Ahorita hay circulante, poquito, pero hay, la gente viene a cambiar poquitos dólares, pero cuando se escasea ya sabemos que es porque van de viaje a finales del año nos dejan barridos a los cambistas y es porque la gente va de viaje”, dice don Fermín y sus colegas comparten su métrica.

Además de sus hijos y nietos don Fermín apoyó el viaje de sus sobrinos “porque cómo jóvenes merecen una oportunidad”, recuerda que durante el viaje de sus parientes no durmió, mantuvo el teléfono cargado monitoreando cada movimiento de sus familiares y pasó con malestares estomacales porque sabía que había lanzado una moneda al aire “uno va arriesgándolo todo, hasta la vida”, reflexiona.

“A cuatro de los once muchachos me los regresaron a México cuando ingresaron a Estados Unidos, pero yo le dije al coyote rescátalos y volvémelos a pasar y así hizo, me cobró 2,500 dólares por cabeza para volverlos a pasar que eran adicional a los 4,500 dólares del viaje”, dice mientras asiente con la cabeza y se abanique con el dinero de córdobas y dólares en una mano.

 

Riesgos de emigrar 

Para la especialista en temas de seguridad, Elvira Cuadra, directora del Centro de Estudios Transdisciplinarios de Centroamérica, CETCAM, la crítica situación que están viviendo los nicaragüenses empuja a miles de personas como los parientes de don Fermín a salir del país en busca de nuevas oportunidades y mejores condiciones de vida.

Señala que muchos cruzan las fronteras de forma legal como lo pudo constatar 100%Noticias en Excursiones salen de Nicaragua para Guatemala con migrantes nicaragüenses. Cuadra analiza que el verdadero problema para los migrantes nicaragüenses empieza en México cuando los compatriotas empiezan adentrarse desde la frontera sur mexicana hacia la frontera norte.

Entre los riesgos, la experta identifica que la mayoría de los viajeros se abandonan a las manos del crimen organizado conocidos como “coyotes” porque al final de cuenta son quienes tienen el control absoluto del territorio mexicano fronterizo con Estados Unidos.

“A veces pasan hambre, permanecen escondidos por muchos días, los trasladan hacinados en condiciones inhumanas como lo hemos visto en contenedores o vehículos”, afirmó.

 Elvira Cuadra insiste que el viaje para estos migrantes podría hasta costarle “la vida”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ