Los botines de la temporada no son negros ni blancos, son beige

En una temporada en la que los tonos marrones triunfan en todas sus variantes, del más oscuro chocolate al clarísimo beige, tiene sentido que esta gama cromática se traslade también a los complementos. El año pasado el color blanco, en botines y bolsos, fue el firme ganador a tendencia más viral, sin embargo, ahora adquiere una variedad un poco más subida y, si cabe todavía más arriesgada.

Cuando analizamos, hace ya meses, todas las tendencias en zapatos para la temporada de otoño/invierno 2018-2019, ya destacamos esta nueva alternativa, vista en los desfiles de firmas como Givenchy, Mary Katrantzou o J.W. Anderson, e incluso antes, en la colección de primavera/verano 2018 de Chloé. Ahora que por fin ha llegado la época de llevar botines, es cuando éstos han empezado a aflorar. Puede que no en España, donde el calor todavía asola, pero el street style de la Paris Fashion Week es otra historia. Y aunque las danesas le hayan robado (sólo un poco) el puesto a las francesas como prescriptoras de moda, tampoco hay que ignorar lo que las parisinas dictan en sus looks.

La versión más habitual es la equivalente a la presentada por Chloé, botines beige de estilo witch, es decir, con cordones, que abandonan su hábitat natural -el negro-, para abrazar el lado contrario de la paleta de color. No obstante, otros modelos como la bota de caña alta también se suman a la tendencia Mientras que los blancos aún pululan por las calles, su fortaleza se va viendo cada vez más disminuida en favor de esta variante situada entre el marrón más claro y el blanco más roto.

Todavía falta que el frío llegue a nosotras para comprobar si, efectivamente, estos botines terminan calando entre el común de los mortales. Sin embargo, y aunque a la vista quizá todavía resulten demasiado nuevos y, por lo tanto, demasiado difíciles de digerir, no los desdeñemos todavía. Al fin y al cabo, ¿quién no puso el grito en el cielo cuando descubrió que los blancos eran tendencia? Y, ¿quién terminó cayendo? Lo sentimos por las que sientan aversión hacia este color, pero el beige está aquí para quedarse.