La falda plisada, un look de invierno

Foto cortesía

Las faldas confeccionadas en tejidos de lana con estampados de cuadros están siendo las protagonistas de esta temporada de invierno. Lejos de imponerse a estas están las faldas plisadas, aunque no por ello, debemos subestimar su papel esta temporada.

Las faldas plisadas son un gran punto de partida para crear estilismos femeninos que nos acompañen las 24 horas del día. Una misma falda puede adaptarse, utilizando diferentes complementos, a diferentes momentos y situaciones ya sean profesionales, formales o de ocio. ¿No te lo crees?

Si buscas versatilidad, una falda plisada en un color neutro con acabado metalizado es siempre una gran alternativa. Puedes combinarla con botas y un jersey ligero de cuello redondo en colores neutros para ir a trabajar o disfrutar de tus momentos de ocio durante los días más fríos del año.

Lograrás un look más informal si esa misma falda la combinas con playeros y un jersey de lana grueso con cuello de cisne. Y más femenino y formal si sustituyes las botas por unos zapatos de salón y apuestas por una blusa de seda y un abrigo largo ligeramente entallado.

Si buscas una opción más divertida, una falda plisada en tonos azules, verde o morado puede convertirse en una gran elección. Utilízala como base para crear looks monocromáticos, como los que puedes ver en las imágenes, si deseas ir a favor de las últimas tendencias.

Otra forma de crear un look de tendencia es apostando por faldas plisadas de cuadros. Los estampados de cuadros están presentes en todas y cada una de las colecciones de moda actuales, ¡por algo será! En este caso cede todo el protagonismo a esta pieza, combinándola con prendas superiores y complementos neutros.