Escasez de agua se agudiza en unas 200 comunidades pobres del norte del país

Familias de cinco comunidades de Nueva Segovia y cinco de Madriz enfrentan cada días más la falta de agua potable

Habitantes de más de 200 comunidades rurales de unos 10 municipios de los departamentos de Madriz y Nueva Segovia sufren la falta de agua de consumo en sus zonas, producto de la sequía que impera en esos lugares, mientras los gobiernos locales intentan resolver esa necesidad con pequeñas cisternas.

“Cada año es lo mismo en estas zonas, los ríos, quebradas y pozos artesianos  se secan con la entrada del verano, producto de los malos inviernos y los despales que aquí nunca se acaban, pero los funcionarios de las alcaldías nunca resuelven este eterno problema con la perforación de nuevos pozos y lo único que hacen es abastecer a los afectados con pequeñas pipas de agua”, manifestó este domingo José Reynerio Valdivia Salazar, habitante del municipio de Macuelizo, zona del departamento de Nueva Segovia.

También puedes leer: Departamento de Estado de EE.UU llama al régimen Ortega-Murillo iniciar una transición democrática

La falta de agua afecta también a la mayoría de los más de 46 mil habitantes de los barrios de la ciudad de Ocotal, cabecera del departamento de Nueva Segovia, donde esta temporada de sequía ha obligado a las autoridades de la Alcaldía Orteguista, a funcionarios de la Empresa Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ENACAL) y a los miembros del Cuerpo de Bomberos de esta localidad a ejecutar un Plan Especial de Abastecimiento con cuatro camiones cisternas diarios para mitigar la demanda de agua en gran parte del sector urbano como también mercados, el hospital en construcción y centros de salud.

Además lea: Sandinistas identifican a mujer Policía que denunció en video infección de coronavirus

También habitantes de varias comunidades rurales de los municipios de Dipilto, Mozonte y Santa María, en Nueva Segovia, se quejan de las grandes dificultades que enfrentan para encontrar agua de consumo en sus localidades, las que forman parte del corredor seco del norte del país, “aquí hay que caminar a diario unos dos kilómetros ida y vuelta para encontrar un poco de agua en alguna quebrada o un viejo pozo. Hay que ir cargando un par de baldes plásticos por persona”, respondió Luis Almendares Torres, habitante de una de las comunidades de Dipilto, en Nueva Segovia, al ser consultado.

“Lo que pasa es que aquí hay gente que ha construido pequeñas presas y pozas para darse un chapuzón a lo largo de la rivera del Río Dipilto, y eso afecta el abastecimiento de agua a otros lugares como la ciudad de Ocotal”, dijo Thelma Sandoval Pasos, habitante de Dipilto.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ