UNAB solicita al Grupo Banco Mundial condicionar financiamiento a dictadura Ortega Murillo

ARCHIVO UNAB

El Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco giró una carta al Presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass, para que considere tres condiciones antes de aprobar financiamiento al régimen de Daniel Ortega, para enfrentar las consecuencia sanitarias, sociales y económicas de la pandemia COVID-19. 

En la misiva, la UNAB plantea al presidente del BM que la dictadura Ortega Murillo no ha seguido en forma apropiada las orientaciones de la OMS/OPS para prevenir y contener la transmisión del virus, ni para desarrollar un enfoque multisectorial, que incluya a la sociedad civil, con el objetivo de aplicar medidas públicas que desaceleren el contagio.

Leer más: Coronavirus Chinandega: Muere madre de radióloga, hospitalizan a doctora, a su hija y concejal sandinista

La UNAB sustenta su argumento en que Ortega maneja con irresponsable falta de transparencia sus planes ante la crisis, sus verdaderos recursos para ello, sus estimaciones de la propagación del contagio, y se mantiene indispuesto a ampliar el testeo de casos sospechosos, ni a permitir que lo hagan hospitales privados. 

“Ha prohibido cualquier contribución de organizaciones de la sociedad civil a la prevención del contagio, incluyendo iniciativas de las iglesias. En materia de información, Nicaragua es el único país de la región donde el secretismo es política de Estado. Periodistas independientes tienen prohibido acceder a conferencias de prensa y otros eventos públicos del Gobierno. Este perverso secretismo, con el supuesto objetivo de evitar alarma e inducir normalidad, produce efectos exactamente contrarios”, indica la misiva. 

Leer más: Confidencial: Tercer nicaragüense muerto por covid-19 en menos de 24 horas

Entre las tres principales condicionalidades están los siguientes criterios: 

1. Condición básica de respeto a los Derechos Humanos, es que el Gobierno libere de inmediato a los presos y la presa política, cese el acoso y la represión a la ciudadanía y el restablezca las libertades públicas consagradas en nuestra Constitución. Se deberá reafirmar que el acceso a la salud es un derecho constitucional que no acepta ningún tipo de discriminación, especialmente, en las actuales condiciones de Nicaragua, ninguna discriminación contra personas críticas al gobierno. 

2. En cualquier contrato de asistencia financiera el Banco deberá asegurarse del uso transparente de la misma, realzando su derecho de llevar la debida diligencia en la supervisión de su ejecución. 

3.Previo al primer desembolso el Gobierno de Nicaragua debería hacer pública su estrategia ante la pandemia, que incluya las principales recomendaciones de la OMS/OPS para la detección temprana de contagios, reducción de la tasa de trasmisión, disposición de sus mejores capacidades para el tratamiento de casos confirmados y –muy en primer lugar-- para la protección del personal sanitario. Esta estrategia deberá incluir la participación de diversos actores sociales en la concertación de políticas públicas de prevención, educación y promoción de la participación ciudadana en la contención y manejo de esta crisis sanitaria. 

Leer más: "Vamos rápido" con más casos de coronavirus, médicos trabajan bajo presión en Nicaragua

El régimen de Daniel Ortega solicitó fondos al Banco Mundial, para la primera fase de proyectos del Programa Estratégico de Preparación y Respuesta a la COVID-19 en Nicaragua.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ