Monseñor Rolando Álvarez: "El buen pastor da la vida por sus ovejas y no es un verdugo del pueblo"

100% Noticias

El Obispo de Matagalpa Monseñor Rolando Álvarez señaló en su homilía que Nicaragua está sumergida en una doble crisis, la primera sociopolítica y la segunda de salubridad por la pandemia del coronavirus en el país, por lo cual todos los nicaragüenses deben estar involucrados en la búsqueda de una solución tan urgente.

“Los nicaragüenses debemos sentirnos co-responsables de nuestra historia, por lo tanto no debería de autoexcluirse ninguno, antes bien sentirse llamados y convocados a cooperar en la búsqueda de las soluciones tan urgentes y necesarias a la crisis de salubridad pero también a la crisis sociopolítica, esta doble crisis que vivimos y experimentamos” manifestó el obispo.

Según el obispo Álvarez “no debería de haber un sólo nicaragüenses que no se sienta involucrado en la necesidad urgente de soluciones, a la grave situación que vive el país”

Leer más: Despacho 505: Ortega quiere crear una calamidad por Covid-19 para pedir suspensión de sanciones

Álvarez indicó a su feligresía que después de esta crisis de salubridad mundial, brotará una nueva humanidad y después de esta doble crisis “brotará una nueva Nicaragua con los cambios que se deben realizar en todos los ámbitos sociales, políticos, económicos, ambientales; cambios integrales que no excluya a un sólo hermano y donde todos nos involucremos con decisión y claridad”

Monseñor Álvarez hizo un llamado a todos los que están en un liderazgo público o privado a ejercerlo como lo hizo Jesús “El Buen Pastor”, que da la vida por sus ovejas y no es el verdugo de ellas. “El padre y la madre de familia, son ellos buenos pastores, capaces de entregar si es necesario la vida por sus hijos”, señaló.

Leer más: UNAB Masaya y Granada proponen Junta de Gobierno Nacional de Transición

“Todo aquel que ejerce un liderazgo profesional en el campo humano, político, económico, ambiental, un liderazgo público o privado están llamados a ser buenos pastores, es la capacidad que tengas en reconocer en el pueblo a un hermano, que tienes que respetar con dignidad, un pueblo que no se puede tratar como objeto, como cosa, un pueblo que primero hay que escuchar para luego servir. Un verdadero liderazgo está llamado a servir no a servirse de él, no amenaza con la muerte , no se coloca en el lugar del verdugo, eso sólo lo hace el falso pastor , él que no es pastor” expresó Monseñor Álvarez.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ