En el día mundial de la libertad de prensa, periodistas nicaragüenses exponen los desafíos a los que se enfrentan

En conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, el Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos (Raza e Igualdad), conversó con cuatro periodistas y directores de medios nicaragüenses sobre el estado del periodismo independiente en el país que recientemente cumplió dos años sumergido en una grave crisis de derechos humanos.

Los periodistas coincidieron en que la prensa independiente continúa resistiendo los ataques de las autoridades, los que han incluido el asesinato del periodista Ángel Gahona, la destrucción u ocupación de medios de comunicación, agresiones físicas, amenazas, intimidación, exilio forzado, censura, robo de equipos y el encarcelamiento de periodistas.

“La labor de informar, investigar y comunicar, está bajo asedio y acoso gubernamental”, asegura Patricia Orozco, directora del programa radial Onda Local. Las oficinas desde donde se producía el programa fueron allanadas en diciembre de 2018, cuando el legislativo nicaragüense canceló la personalidad jurídica a una organización socia, pero pese a las circunstancias difíciles los periodistas siguen informando.

Lea También: 5 insólitas cosas que ocurren en Nicaragua mientras los expertos advierten de la "grave" falta de medidas ante la pandemia

“Periodistas y comunicadores realizamos nuestra labor, bajo altos niveles de presión, riesgos y amenazas. Gran parte de los medios y comunicadores sociales trabajan desde el exilio; y los medios que aún continúan operando desde Nicaragua, que es el caso de Onda Local, lo hacen sometidos a amenazas y serias limitaciones financieras”, explica Orozco.

Por otro lado, los medios de comunicación 100% Noticias y Confidencial, que fueron allanados arbitrariamente hace año y medio, continúan ocupados por la Policía. Lucía Pineda, jefa de prensa de 100% Noticias, quien estuvo encarcelada durante seis meses por ejercer su oficio periodístico, señala que el hecho de que haya “policías en salas de redacción, donde tienen que haber periodistas, es la prueba que la libertad de prensa está bajo ataque”.

Para Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial, “en Nicaragua hoy se hace periodismo bajo el riesgo de la agresión física, el asalto, y el asedio de policías y paramilitares, en condiciones de censura”. Sin embargo, explica que durante estos dos años de crisis, “la resistencia de la prensa ha descansado en el coraje de los reporteros y su compromiso profesional, ético y político, con el apego a la verdad a cualquier costo”.

 Aníbal Toruño, director de Radio Darío, una emisora que fue atacada y quemada por grupos paraestatales afines al Gobierno en abril de 2018, señala que hasta la fecha continúan trabajando bajo limitaciones. “Los asedios no han cambiado, la dictadura se reinventa y ahora usa el mismo deseo del periodista en la búsqueda de la información para acusarlo o para inventarle o para hacer presión sobre los medios independientes y acusar(les) de desestabilización al gobierno”.

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro, que defiende en Nicaragua la libertad de expresión y el acceso a la información pública, ha documentado en los últimos dos años más de 2 mil ataques a la libertad de prensa.

En el contexto de la COVID-19

La COVID-19 ha supuesto otro gran desafío para la prensa independiente, pues el acceso a la información veraz y transparente no ha sido posible ni para los periodistas ni para la población en general.

Lea Más: Dictador Daniel Ortega tilda de "terrorista" a EE.UU y pide otra vez le suspendan sanciones individuales a su familia y círculos cercano

“En tiempos de la pandemia del coronavirus, el control sobre la información pública ha sido aún más centralizado”, detalla Carlos Fernando Chamorro, añadiendo que en las conferencias de prensa del Ministerio de Salud está “vetado” el acceso a los medios independientes y la prensa internacional, por lo que “únicamente pueden asistir los medios oficiales y los pertenecientes al consorcio privado de la familia presidencial”.

Patricia Orozco añade que la desinformación “ha generado que muchas ciudadanas y ciudadanos informen (ellos mismos) de lo que ocurre en sus localidades, lo cual en muchas ocasiones es retomado por algunos medios independientes”.

Para Lucía Pineda, desde el Ejecutivo se “minimiza la pandemia, su impacto, repercusiones, y tratan de descalificar el trabajo de los periodistas (…) las alertas, las advertencias, que hacen profesionales de la salud entrevistados por periodistas independientes, el régimen las toma como “golpe de Estado” o como “noticias falsas”.

En la misma línea, Aníbal Toruño resalta que los periodistas continúan “en una lucha diaria de poder brindar a la nación una información veraz, con fuentes, creíble y en la batalla de poder compensar la enorme guerra en redes sociales porque generan noticias que distorsionan lo que está pasando en el país”.

Perspectivas a futuro

Para los periodistas entrevistados por Raza e Igualdad, a pesar de los ataques a la prensa, el compromiso es seguir informando y hacerlo con los más altos estándares. La mayoría de medios independientes transmiten a través de redes sociales, como Confidencial y 100% Noticias, que ante la toma de sus instalaciones, divulgan sus contenidos en Youtube y Facebook para desafiar la censura televisiva. Mientras, las radios y programas radiales luchan día a día para poder continuar produciendo contenido de calidad que pueda a su vez ser retransmitido en otras comunidades del país.

Aníbal Toruño, quien actualmente está viviendo la cuarentena en las oficinas de Radio Darío en conjunto con su equipo, asegura que seguirán “construyendo verdad, periodismo, (aunque sea) sumamente difícil en las condiciones que nosotros vivimos”.

Lea Además: 21 mujeres nicaragüenses víctimas de femicidio, 3 de ellas en el exterior 

Como comparte Lucía Pineda: “Mi compromiso sigue firme, informar para que la gente tome sus decisiones de cuido en medio de esta pandemia. Informar porque callar sería estar derrotada en la lucha de defensa de la libertad de prensa. La mejor lucha por la libertad de prensa es seguir informando”.

Pronunciamiento 

Raza e Igualdad exhorta al Estado de Nicaragua a crear un entorno habilitante para la libertad de expresión y de prensa en Nicaragua que incluya la restitución de los bienes propiedad de Confidencial y 100% Noticias, garantías de seguridad para el ejercicio del periodismo independiente y las condiciones necesarias para que el periodismo independiente transmita en televisión abierta programas y opiniones que constituyen legítimas expresiones de disidencia que son fundamentales para la vida en democracia.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ