Nicaragua tendría tasa de mortalidad más alta del mundo, afirma eurodiputada

Nicaragua no ha adoptado la mayoría de medidas de prevención ante el COVID19. Y sus cifras de contagiados y fallecidos han sido cuestionadas. Ahora se suma una eurodiputada quien dice que de ser ciertas, las cifras ubicarían a Nicaragua como el país más mortal ante el COVID-19.

La negación de la gravedad de la pandemia del coronavirus por parte del gobierno de Nicaragua ya había generado preocupación en la Unión Europea por poner en riesgo no sólo al país, sino a la región. Ahora una eurodiputada cuestiona los datos oficiales sobre el número de víctimas y dice que de ser correctos, Nicaragua tendría la tasa de mortalidad más alta del mundo.

Lea También: Eurodiputado José Ramón Bauzá: “Se debe sancionar a los hijos de Ortega y Murillo”

"Las cifras oficiales son difíciles de creer. Pero de ser ciertas, si con doce afectados hay tres fallecidos, Nicaragua sería el país la tasa de mortalidad más alta", afirmó Soraya Rodríguez, eurodiputada española que integra la comisión de Relaciones Exteriores y la de Salud Pública en la Eurocámara, según reportó la emisora alemana Deutsche Welle.

Según el gobierno del presidente Daniel Ortega, al día sábado se habían registrado 15 casos, quedando sólo tres bajo atención médica. Cinco de los contagiados han fallecido. De ser así, Nicaragua tendría una tasa de mortalidad del 33.3 por ciento. Italia, el segundo país con la mayor cifra de muertes, sólo superada por Estados Unidos, tuvo una tasa de mortalidad del 14 por ciento. España, en tercer lugar de fallecimientos, con 217.466 casos de contagio confirmado, ha reportado 25.264 muertes, lo cual significa una tasa de mortalidad del 12 por ciento.

Leer más: Unión Europea sanciona a seis funcionarios del régimen de Daniel Ortega

Nicaragua es el único país de Centroamérica que no adoptó las medidas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) o la Organización Panamericana de la Salud (OPS). No declararon cierre de fronteras, no hubo restricciones al ingreso de extranjeros, no se cerraron bares, discotecas o estadios, no se suspendieron las clases de ningún nivel, ni se han hecho campañas de educación para la prevención del virus.

Y lejos de promover el distanciamiento social, el gobierno convocará a marchas multitudinarias de estudiantes o empleados públicos como parte de “jornadas de amor en los tiempos del coronavirus”. Las cifras oficiales, en este caso 15 contagiados, son inusualmente bajas en relación a los otros países centroamericanos. Muchos dudan sobre la exactitud de estas cifras y dicen que el gobierno podría estar manipulándolas, reportando los fallecimientos por coronavirus como muertes por “neumonía aguda”.

Leer más: “Ortega no engaña a la UE con discursos retóricos y falsa normalidad” aseguran analistas, tras sanciones individuales

Y cuando algún trabajador de la salud ha denunciado alguna manipulación de las cifras, ha sido despedido.

"Es inaceptable que se esté desprotegiendo la salud pública de sus propios ciudadanos y que se despida a personal médico por denunciar la existencia de enfermos con COVID-19 en hospitales donde no se declara su ingreso", dijo Rodríguez, la eurodiputada española, a la Deutsche Welle.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ