La Lupa: 10 enfermedades del nica que lo vuelven vulnerable frente al COVID-19

Minsa minimiza los casos usando patologías preexistentes en pacientes que presentan COVID-19.

En su más reciente informe sobre el comportamiento de la pandemia COVID-19, el Ministerio de Salud (Minsa) aseguró que “se presentaron otros fallecimientos” en personas con “tromboembolismo pulmonar, diábetes mellitus, infarto agudo de miocardio, crisis hipertensivas y neumonías bacterianas” padecimientos que se ubican entre las 10 causas frecuentes de muerte en Nicaragua.

También refirió que “la gran mayoría de las personas confirmadas con COVID-19 o en seguimiento responsable y cuidadoso tienen varias comorbilidades” muchas de las cuales coinciden con los padecimientos de los “otros fallecidos”, un dato que según especialistas, evidencia la “vulnerabilidad” de aquellos pacientes con estas afectaciones y el riesgo de complicaciones ante una infección de COVID-19.

Lea Además: S.O.S de presos políticos, más de una veintena presentan síntomas de coronavirus

Esas “comorbilidades” o trastornos secundarios “puede dejar a las personas más vulnerables”, explica el epidemiólogo Carlos Quant, que se muestra preocupado por aquellos pacientes con afectaciones crónicas como diábetes, hipertensión o padecimientos cardiovasculares se compliquen en caso de contagiarse de COVID-19 debido a que sufren “alteraciones que las produce el contagio con el virus”.

El Mapa de Salud que Pública que el Minsa reporta anualmente revela que en 2019 las 10 causas de muertes frecuentes en Nicaragua fueron: infarto agudo del miocardio (3,097); tumores malignos (2,771); diábetes mellitus (2,253); enfermedad renal crónica (1,654); accidente cerebrovascular (1,398); enfermedad hipertensiva (1,095); enfermedades pulmonar obstructiva crónica (822); accidente de vehículo (686); neumonía (539) y enfermedad alcohólica del hígado (415).

Enfermedades comunes versus recursos diferentes

El radiólogo, Omar Guevara indica que estas 10 enfermedades son comunes a nivel mundial, pero aclará que la diferencia en su abordaje son los recursos con los que cuente el Sistema de Salud Pública de cada país, que asegura que en Nicaragua, es bastante precario.

Lea También: Preso político Uriel Pérez se debate entre la vida y la muerte en UCI del Hospital Alemán nicaragüense

“Cada enfermedad de ese tipo tiene medicamentos de primera línea y no están disponibles en todos lados por los costos. Hay medicamentos que son más altos, y no todo mundo tiene para comprarlo. Entonces, la gente va y compra el medicamento más barato, y es el que tiene menos medicamento genericos; son los que más efectos colaterales producen, y los que menos efectos a la enfermedad que quieren tratar”, explica.

El especialista insiste que en Nicaragua, el Sistema de Salud Pública tiene grandes carencias desde la infraestructura, el acceso a medicamentos, así como equipos médicos y ejemplifica que en Nicaragua “en un centro de salud un médico que esta ejerciendo la medicina general tiene que comprar su tensiometro” debido a la “carencia en el servicio de salud de la que no se publican y la gente se hace de oídos sordos”.

Minsa utiliza un debate pasado

El epidemiólogo Carlos Quant, el únicos de los especialistas que labora para el Minsa y se atreve a criticar la negligente actuación frente a la pandemia, valoró que el Minsa minimiza el número de muertes por COVID-19 amparándose en debates o teorías que originaron en los primeros meses de la pandemia cuando se discutía entre si las personas morían “por COVID-19 o con COVID-19”

“Están tratando de desviar la atención  con una teoría que ya fue superada por estudios en países europeos. Son persona que murieron por COVID-19 aunque tuvieran padecimientos crónicos. La causa directa es el COVID-19. En otras palabras el COVID-19 es multisistémica, puede causar trastornos cardíacos o neurológicos. Es un factor que están usando para minimizar las muertes”, advirtió el especialista.

Y explicala diferencia en “morir por COVID-19 era que el virus mataba a la persona, independientemente de los problemas de salud que la persona tuviera, mientras que morir con COVID-19, que creo es a lo que se refiere el informe, son personas que tenían una enfermedad grave, pero murieron por la enfermedad de base y no por COVID-19” y agrega que “esa teoría quedó superada por las investigaciones que se dieron y comprobaron que las personas con COVID-19 tienen más riesgos de morir si tienen comorbilidades, obviamente, tienen más posibilidades de morir que otras que no las tienen, entonces, también mueren por COVID-19”, explicó el especialista.

Recuerde Leer: Autoridades del municipio de Diriá retan al COVID-19 y desobedecen a la Iglesia Católica

Quant también señaló que estos informes confusos y poco claros sobre la realidad que enfrenta el país con la pandemia también pretenden descender la tasa de letalidad, misma que ya asciende a un 32 por ciento, con la nueva actualización de 25 casos confirmados como positivos y ocho fallecidos.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ