Investigación: el macabro incremento para compra de ataúdes en tiempos de Covid-19

Ni distanciamiento social, ni reducción de costos de energía u otros servicios sociales, ni período de gracia para cancelar deudas ni medidas especiales alimentarias, sanitarias o financieras. Nada de eso. Lo único visible y comprobable que el régimen de Daniel Ortega está ofreciendo a la población de Managua son ataúdes y servicios fúnebres, pues se han preparado para un gran número de muertes en tiempos de Covid-19. 

Según datos del Plan General de Adquisiciones de la Alcaldía de Managua y Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (SISCAE), entre octubre de 2019 y abril de 2020, la Alcaldía de Managua decidió destinar para compra de ataúdes y servicios fúnebres, 15.5 millones de córdobas. La cifra es 6.6 millones de córdobas mayor que el monto que se gastó en este rubro entre mayo del 2016 y septiembre de 2019 juntos, de acuerdo a documentación en nuestro poder. 

Además Lea: El nuevo coronavirus podría "no irse nunca": la advertencia de la OMS sobre la posibilidad de que el SARS-CoV-2 se vuelva endémico

Las adquisiciones a través de compras por cotización y licitación pública de la alcaldía capitalina, indican que entre el 02 de mayo de 2016 y el 18 de septiembre de 2019, la comuna contrató a dos empresas para suplir esos servicios ubicados en el rubro de “gastos sociales”, por un monto total de 8,9 millones de córdobas.  

Esas dos empresas son identificadas como Adis Ruth Herrera Matus, «Funeraria La Amistad» y Empresas Maderas Industriales y Servicios, Sociedad Anónima, «Funeraria Madinsa» y fueron beneficiadas con contratos que variaron entre 300 mil córdobas el más bajo y 3,5 millones de córdobas el más alto, durante el período antes citado. 

En el 2019 se destinaron 3,5 millones de córdobas para Madinsa y el contrato se firmó en octubre. 

Salto de ocho millones de córdobas entre febrero y abril 

Para este año, según el Plan General de Adquisiciones de la alcaldía, el 10 de febrero se había establecido un gasto de dos millones de córdobas para ataúdes y servicios fúnebres, sin embargo, ese monto para el 15 de abril se incrementó hasta 12 millones. 

Ese enorme salto en las cifras, coincide con el período en que se reportó oficialmente el primer caso de coronavirus, que fue el 18 de marzo y el 15 de abril, cuando ya la pandemia sumaba menos de diez contagios y cinco muertos, de acuerdo a las oscuras cifras oficiales del Ministerio de Salud. 

Los millonarios beneficios entre una funeraria  y una extraña empresa de “maderas” 

De acuerdo a la documentación provista por el SISCAE, la dirección general de adquisiciones de la Alcaldía de Managua, bajo control partidario del Frente Sandinista, aprobó diversos contratos entre el año 2016 y el 2019 para Funeraria “La Amistad”, que sumó un total de tres millones de córdobas en dicho período, mientras que Empresas Maderas Industriales y Servicios, Sociedad Anónima, ha acumuló cinco millones 900 mil córdobas. 

Fue a esta última a la que el 18 de septiembre de 2019, le tocó quedarse con un jugoso contrato de tres millones 500 mil córdobas por el período de un año, según el acta de licitación pública 153/2019, en nuestro poder.

El 10 de octubre, la alcaldesa designada por el Poder Electoral, Reyna Rueda, de 51 años, adjudicó la adquisición de servicios fúnebres y ataúdes a Madinsa, propiedad del señor Ernesto Armando Isquierdo, oferente de la Alcaldía de Managua, por un monto de 3.5 millones de córdobas por un año. 

El contrato por estos servicios se firmó el 18 de octubre entre Rueda y el señor Isquierdo, bajo los oficios notariales de la abogada Ivania del Carmen Ortiz Ruiz en las oficinas de la Alcaldía de Managua.  

Recuerde Leer: Aumento de letalidad por neumonía esconde diagnósticos de covid-19 en Nicaragua

Las oficinas de Madinsa quedan en el mismo complejo de oficinas de la Alcaldía de Managua e Inatec: de los semáforos del Zumen dos cuadras al lago y una cuadra al oeste, en una zona poblada de guardas civiles, policías y paramilitares estatales. 

El contrato con ellos se firmó cinco meses antes que en febrero pasado la alcaldía contemplase un primer presupuesto para 2020, en el mismo rubro, de dos millones de córdobas y siete meses antes que ese mismo presupuesto, subiese hasta 12 millones de córdobas sin explicación. 

La Ley 801, Ley de Contrataciones Administrativas Municipales, en el capítulo II, establece que las alcaldías deben programar las contrataciones que pretenden llevar a cabo durante el año a través del Plan General de Adquisiciones, que debe publicar en el primer trimestre de cada año en el Portal Único de Contrataciones. 

Los Planes Generales de Adquisición, pueden ser modificados para incluir en ellos contrataciones no contempladas inicialmente, según la misma ley y fue justamente esto lo que ocurrió al incrementar el monto inicial del rubro de dos millones de córdobas en febrero a 12 millones en abril.   

El concejal liberal Carlos Bonilla, dijo que el secretismo del Frente Sandinista es absoluto en relación a las compras siempre ha sido parte de su estrategia para evitar la rendición de cuentas y los cuestionamientos.  

Añadió que año con año se aprueban en el presupuesto fondos de alrededor de ocho millones de córdobas para el rubro de “obras sociales”, pero que nunca ha conocido un monto tan alto solo para ataúdes y servicios fúnebres. 

“Este salto debe ser por lo que estamos viendo con el coronavirus, es la única explicación que encuentro”, dijo Bonilla. 

Ataúdes de todo tamaño y lujos 

El contrato firmado por Reina Rueda y el oferente Madinsa, establece la entrega inmediata cuando la comuna lo solicite, de ataúdes de variados tamaños y calidades, desde cajas infantiles y juveniles, hasta cajas extra grandes, desde básicas hasta lujosas. 

El costo de los ataúdes de Madinsa van desde 1,150 córdobas el ataúd para niño B, hasta 8,000 córdobas el ataúd metálico extra-grande. El servicio incluye carro fúnebre y capilla de ser requerido. 

Pese a que el contrato establece un año de vigencia, en el programa de Gestión Administrativa de la Alcaldía de Managua, el pasado 2 de febrero de 2020, se presupuesta una nueva adquisición de ataúdes y servicios fúnebres por dos millones de córdobas más bajo la figura de “útiles y servicios funerarios y postmorten”. 

Promoción de la muerte: Otro crimen de la dictadura 

En esa misma línea fue que el pasado 29 de abril, el director general de adquisiciones de la Alcaldía de Managua, Horacio Iglesia Dávila, aprobó la licitación pública 092/2020, por adquisición de nuevos servicios fúnebres y ataúdes por un monto de 550,000 córdobas, de acuerdo a la licitación pública que se encuentra en el Sistema del Contrataciones del Estado, Siscae. 

Desde marzo cuando se anunció el primer nicaragüense contagiado, diversas organizaciones civiles, políticas, empresariales, médicas y religiosas, han pedido al régimen Ortega-Murillo que asuma medidas de protección a los nicaragüenses, pero se han negado y al contrario, han minimizado las recomendaciones internacionales de distanciamiento social y promovido actividades colectivas que han aumentado el riesgo de contagio. 

Ortega, quien suele ausentarse por semanas y luego aparece brevemente en la televisión oficialista con discursos repetidos de los años ochenta, sigue negando el impacto del fenómeno biológico al igual que lo hace Rosario Murillo, la vicepresidenta sancionada por corrupción y violación de derechos humanos. 

Murillo cada medio día dedica parte de sus monólogos a criticar y ofender desde medios oficialistas, y que en la mayoría pertenecen a su familia, a periodistas y médicos que denuncian la situación de la pandemia en Nicaragua, mientras promueve el contagio invitando a eventos de concentración pública. 

Solo el fin de semana pasado, 9 y 10 de mayo, la dictadura promovió 2,500 actividades de aglomeración social en toda Nicaragua y tiene prevista realizar más de mil más este fin de semana del 16 y 17 de mayo. 

Sencillo: más ataúdes significan más muertos 

Para Dayra Valle, investigadora social asociada a Expediente Público, hay un evidente aumento de servicios fúnebres complementarios al contrato de 2019 que era de 3,5 millones, al presupuestar dos millones de córdobas más en febrero de este año y aumentar la cifra a 10 millones más en abril, lo que significa que la Alcaldía de Managua va adjudicar más de diez millones de córdobas en compra de ataúdes y servicios básicos.

Valle al revisar la documentación, además detectó que en el pliego de bases y condiciones para contratar el servicio de Madinsa en 2019, la Alcaldía de Managua, no especificó los servicios que demandaba y le permitió al oferente ofrecer sus servicios y contratarlos, sin que se conozca a fondo si hubo otros oferentes y otras propuestas técnicas de servicios. 

Recuerde Leer: Anonymous comienza ataque: BCN, Hacienda y la UAF, Intur y Enel están “tomados”

Si bien la última convocatoria de compra de servicios funerarios y ataúdes de la Alcaldía de Managua del pasado 29 de abril cierra el 29 de mayo, posiblemente se le adjudique al mismo oferente, dada la similitud del proceso de contratación del 2019, por lo cual Madinsa terminaría recibiendo 5.5 millones de córdobas de los 10 millones que la Alcaldía de Managua ha destinado este año para comprar cajas mortuorias. 

“Las garantías de mantenimiento de oferta, pueden andar entre el 1 % y el 3 %, entonces si consideramos que se fueron por la más baja, estamos hablando que el precio base de contrato de alrededor de cinco millones de córdobas”, explicó Valle. 

Recordó que debido a la situación de crisis económica las alcaldías de todo el país están recibiendo menos dinero por recaudación y que de hecho no reciben las transferencias del presupuesto nacional, por lo que es más que extraño que tanto dinero se esté destinando a un mismo rubro. 

“¿Se puede especular que es por la situación del Covid19? Si, porque es lo que estamos viendo en la realidad de las muertes a diario, en todo caso la licitación está abierta y veremos quién será el beneficiado, probablemente sea el mismo, al que se le está pidiendo más servicios y lo que no sabemos es para qué”, dijo Valle.   

Van por más de 800 muertos 

Las compras de los féretros y servicios mortuorios de la Alcaldía, evidencian a todas luces que el gobierno está considerando sus cálculos de más de 800 muertos por la epidemia del coronavirus. 

A mediados de marzo, Confidencial reveló un Protocolo de Prevención y Respuesta del Ministerio de Salud ante la pandemia, en el cual las autoridades nicaragüenses estiman un total de 32,500 infectados y más de 800 muertos en un plazo de 180 días. 

De acuerdo a los cálculos del régimen, del total de afectados el 75 por ciento serían casos leves o moderados y otro 25 por ciento, es decir unos 8,125 podrían serían pacientes graves de los cuales, según el Minsa, 813 fallecerán. 

Pandemia y mentiras 

Por protocolos de seguridad, el régimen Ortega.Murillo dispuso que los cuerpos de las víctimas del Covid-19 no serían velados ni enterrados con presencia familiar, cosa que ya se está aplicando con los entierros exprés donde personal médico, custodiados por policías y paramilitares, sale de noche a los cementerios a enterrar en silencio a las víctimas del Covid-19 en ataúdes sellados, sin darle a sus familias el derecho de dedicarle el último adiós a sus parientes. 

La mayoría de las actas que se le entregan a las familias de las víctimas sugieren “neumonía atípica”, mientras el Ministerio de Salud, tras varios días de silencio oficial, estima la cifra de contagiados en 25 hasta este 12 de mayo y ocho muertos por la enfermedad, cuya letalidad en Nicaragua es la más alta del mundo: más del 30 por ciento. 

Esta es una investigación que realizó el periodista Luis Galeano de Café Con voz con Expediente Público

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ