Despacho 505: Comercio en Nicaragua en crisis por el Covid-19 en el mes de la madres

Aunque las Mipyme se mantienen optimistas, están conscientes del difícil proceso que enfrenta el país con la pandemia del Covid-19.

Por tercer año consecutivo, Ángela Hernández, dueña de una pastelería en el barrio San Judas, Distrito Tres de Managua, no tiene muchos encargos de pasteles para regalar a mamá este 30 de mayo. Su negocio primero fue golpeado por la crisis de abril del 2018, y ahora por la pandemia del Covid-19.

“Ya nadie celebra”, dice Hernández. Tres años atrás, ella tenía encargos de hasta 70 pasteles para esta fecha, su producción bajó a 30 en el 2018, a 20 en el 2019, y actualmente no tiene en la lista ni 10 compromisos.

“Son dos crisis, una tras la otra, la gente se ha quedado ´coyol quebrado, coyol comido´, la salud y alimentación es la prioridad, muy pocos están pensando en qué regalar ese día, esto del coronavirus vino a empeorar lo que ya estaba mal, nuestro país ya estaba azotado económicamente, es lamentable”, dice la repostera, con más de 15 años de experiencia.

Lea además: Observatorio Ciudadano registra más de 800 decesos asociados al COVID-19 en Nicaragua

Hernández, no ha tenido ánimo ni de promocionarse en las redes sociales, donde conseguía una buena parte de clientes, está consciente de la tragedia que enfrenta el país y prefiere no desgastarse.

“Yo me acuerdo que siempre dos días antes del 30 de mayo, nos poníamos a hornear las tortas, eran tantos los encargos que yo requería ayuda, entonces generaba empleo temporal a dos o tres persona, porque también buscaba a alguien para que fuera a entregar, pero desde que todo estalló, ya nada ha vuelto a ser igual”, relata Hernández.

REALIDAD QUE RÉGIMEN IGNORA

Javier Montiel, dueño de un pequeño local de comida sobre la carretera a Masaya, también resiente la crisis sociopolítica y sanitaria. Cuando se trataba de fechas especiales, su coctelería era abarrotada de clientes, los últimos años esa situación ha cambiado. Aunque trata de ser optimista, previo al día de la madres, está claro de la realidad: muy pocos quieren salir de casa.

La fase de transmisión comunitaria a la que entró Nicaragua, tipificada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), vendría a desmejorar aún más la economía de muchos negocios. Aunque algunos locales, en su impulso por no irse a pique, han tomado medidas de prevención, para transmitirle confianza a la clientela, son muy pocos pobladores los que se arriesgan.

“Mis trabajadores usan mascarillas, hay dos lavamanos disponibles cerca de las mesas, pusimos alcohol en gel, se desinfecta todo, las medidas de higiene son estrictas, pero eso no ha sido suficiente, he tenido que hacer muchas modificaciones para mantenerme a flote, solo espero no hundirme”, expresa Montiel.

MERCADO DE MANAGUA

En los centros de compras, la realidad también es cruel. Durante un recorrido que hizo Despacho 505, en los mercados Oriental, Roberto Huembes e Iván Montenegro, pudo observar que en los tramos no hay ambiente de fiesta. Los marchantes están trabajando con el mismo inventario, también con incertidumbre, temen colapsar económicamente.

“Yo trabajo todo lo que es decoración, pero bajo encargos, recuerdo que la gente me venía a pedir hace tres años tazas con chocolates, retrateras, cajas elaboradas de foamy para meter algún detalle, entre otras cositas que eran perfectas para alegar a mamá, no vendía tres cositas de cada una, eran docenas tras docenas, yo creo que este año ha sido el peor sí”, manifiesta Guissell Gutiérrez, comerciante del mercado Oriental.

Leer más: Una semana ausente tras ser hospitalizado cumple Orlando Noguera alcalde de Masaya

Otro sector, que reciente el impacto del Covid-19, es donde se comercializan las flores. En el mercado Roberto Huembes los encargos también palidecen.

“Ni los arreglos artificiales que son más baratos se están vendiendo, vamos a ver qué pasa el propio día, quizás se vendan las flores naturales, todas nacionales, porque no han entrado las importadas, los lirios que vienen de Costa Rica, por ejemplo, es para que ya se estuvieran exhibiendo y las rosas ecuatorianas entran muy pocas y caras, y no todos querrán pagar lo que valen”, refiere David Dávila, comerciante.

En el Oriental, el sector donde se ofertan electrodomésticos las ventas están paralizadas, muchos tramos están incluso cerrados. Los pocos comerciantes que llegan a trabajar, tienen puestas sus esperanzas en esta próxima quincena.

“Vamos a esperar que la gente reciba su pago, quizás vienen por estos lados. El año pasado todavía alcanzamos vender algo el propio 30 de mayo, pero ahora con esto de la pandemia no se sabe, igual, no vamos a dejar de confiar en Dios”, subraya Michael Polanco, comerciante.

En el Iván Montenegro, la mayoría de tramos continúan cerrados, ante la falta de clientes, los comerciantes prefieren no exponerse. Dudan mucho que los pobladores deseen buscar ropa o calzado, en medio de tanto luto y dolor en las familias.

OPTIMISTAS, PERO…

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) en su último Informe de Coyuntura analizó nueve escenarios del Producto Interno Bruto que van desde el optimista -6.5% y pesimista -13.7%. La caída promedio, y el más probable, es de -10%.

De acuerdo con el centro de pensamiento el año 2020 podría cerrar con un desempleo abierto de entre 272,600, 309,000 y 336,700. Los números están planteados según tres posibles proyecciones de crecimiento de este indicador: 8.3%, 9.4% y 10.3%.

Por su parte, Leonardo Torres, presidente del Consejo Nicaragüense de la Micro, Pequeña y Mediana empresa (Conimipyme) y aliado del régimen de Daniel Ortega, admitió el impacto del Covid-19 en Nicaragua y descarta que las ventas mejoren.

HAY INCERTIDUMBRE

“Para este 30 de mayo estamos creyendo que va a haber un leve incremento en algunas ventas, vemos con preocupación que va a ser una oferta limitada”, dijo Torres.

Agregó que “hay mucha incertidumbre, en la parte de la gastronomía, específicamente lo que es bares y restaurantes, estamos siendo muy precavidos”.

Leer más: Costa Rica reporta 1022 casos confirmados por COVID-19

Torres descartó que la actividad económica mejoren en los próximos días y afirmó que el sector más afectado será el turismo.

“No creemos que vamos a tener un 30 de mayo desde el punto de vista comercial muy dinámico, el sector más golpeado hasta el momento es el sector turismo, específicamente hostelería está en la mínima expresión”, reconoció.

Dijo que a pesar que los negocios han adoptado medidas de seguridad, las expectativas son mínima.

“Este 30 de mayo será limitado, no esperamos una masividad en los mercados, lo que la gente prioriza son los alimentos”, apuntó.

Más información en https://www.despacho505.com/

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ