Despacho 505: Exigen suspensión inmediata de clases presenciales en Nicaragua

Codeni demanda a las autoridades suspender las clases presenciales y denuncia la falta de acceso a estadísticas confiables, claras y actualizadas sobre el impacto de la pandemia en la población infantil. Llaman a los padres de familia a proteger la salud de sus hijos.

Nicaragua cumple 77 días de convivencia forzada con el Covid-19 y entre las malas decisiones en la gestión de la pandemia está la negativa del régimen Ortega-Murillo a suspender las clases presenciales en el sistema público. Ni las muertes en serie, ni el masivo contagio que colapsa el sistema de salud nacional hace que las autoridades orienten esa decisión.

En ocasión de la conmemoración del Día del Niño, este 1 de junio, en Nicaragua chocaron dos discursos: el de la normalidad en los colegios, con festivales y pintacaritas, promovida desde el Ministerio del Educación y el de los defensores de los derechos de la niñez con una enérgica exigencia a suspender de una vez las actividades académicas, porque está en juego la salud y la vida de los menores y su entorno directo.

Lea También: Niños vulnerables ante COVID-19, aseguran organizaciones que trabajan con la niñez en Nicaragua

La situación es tan grave que ni siquiera es posible conocer el impacto directo que sufre la población escolar a causa del Covid-19, porque no hay acceso a estadísticas confiables, claras y actualizadas, cuestiona la Federación Coordinadora Nicaragüense de ONGs que Trabajan con la Niñez y la Adolescencia (Codeni).

El detalle en las estadísticas relacionadas al Covid-19 en Nicaragua es algo en lo que ha venido insistiendo la Organización Panamericana de la Salud (OPS), pero a la fecha esta información continúa siendo “irregular” informó la directora del organismo, doctora Carissa Etienne.

Codeni refiere que a través de medios de comunicación independiente y redes sociales, ha conocido sobre al menos seis niños en estado delicado por Covid-19 internados en el Hospital Infantil Manuel de Jesús Rivera, La Mascota, de Managua. “Desconocemos cuántas niñas, niños y adolescentes han quedado en situación de orfandad por la pandemia”, apunta.

MILES DE VIDAS EN RIESGO

Si bien Codeni ya había planteado la urgencia de actuar para proteger a la niñez, esta vez considera que no hay más tiempo para esperas, pues mantener las clases no solo expone la salud de los 1.8 millones de escolares, si no la de los más de 50,000 docentes y personal del Mined entre los que se cuentan grupos de alto riesgo, como pacientes crónicos.

Leer más: Seis niños con coronavirus en Hospital Manuel de Jesús Rivera, La Mascota

“Exigimos al Estado nicaragüense aplicar de manera urgente las medidas sanitarias recomendadas por la OMS y la inmediata suspensión de las clases presenciales a nivel nacional para reducir los riesgos de contagios en los más de 1 millón 800 mil estudiantes, docentes y personal administrativo de sistema de educación y sus familias”, se lee en el pedido formal emitido por Codeni.

No obstante, la administración de Daniel Ortega y Rosario Murillo desde el inicio de la pandemia ha descartado las medidas que la Organización Mundial de la Salud (OMS) orienta como las más eficaces para frenar el contagio, entre ellas la suspensión de clases.

El sistema educativo nicaragüense es una de los más precarios de la América Latina, producto de una inversión pública que no supera el 3.7 por ciento del Producto Interno Bruto. En el contexto de la pandemia, preocupa que al menos la mitad de las 10,000 escuelas que tutela el Mined no tengan acceso a agua potable y servicios higiénicos, por tanto no se puede garantizar el lavado constante de manos que es una de las prácticas esenciales para evitar contagios de Covid-19.

INSTA A PADRES DE FAMILIA A TOMAR MEDIDAS

En tanto las autoridades no asuman su obligación de proteger la salud de la comunidad educativa, Codeni recomienda a los padres de familia “salvaguardar la salud y seguridad de niñas y niños, seguir las recomendaciones de los especialistas y explicarles de forma sencilla a sus hijas e hijos qué es el coronavirus, cómo prevenirlo y motivarles hábitos de higiene y salud para su protección”.

El pronunciamiento de Codeni llega cuando el país ha entrado en la fase de transmisión comunitaria de virus, la más crítica de la pandemia, según expertos independientes.

Leer más: Cosep acoge llamado de cierre temporal de empresas no esenciales ante avance COVID-19

El Observatorio Ciudadano de Covid-19, hasta el 27 de mayo registraba un acumulado de 3,725 casos y 805 muertes por el virus en Nicaragua. No obstante, el Ministerio de Salud reconoce en sus estadísticas 35 fallecimientos y 759 casos acumulados, de los cuales 370 clasifica como recuperados y 354 como activos.

A esta organización que vela por los derechos de la niñez nicaragüense también le preocupa que producto de la crisis sociopolítica y la pandemia del coronavirus Covid-19, aumente la vulnerabilidad de niños y adolescentes: “se agudiza por la amenaza permanente que sufren por la violencia intrafamiliar, el trabajo infantil, el abuso sexual, el embarazo en niñas y adolescente, la maternidad impuesta, los feminicidios y la orfandad”, menciona.

Codeni demanda al Estado “asumir y cumplir su rol de garante y protector de los derechos de niñas, niños y adolescentes, la implementación de acciones que los proteja; destinar los recursos económicos necesarios para las instituciones públicas y realizar investigaciones transparentes ante las situaciones de violaciones a los Derechos Humanos, para determinar los responsables y alcanzar justicia y reparación a las víctimas”.

Enfatiza que la indefensión en que se encuentra la niñez es producto de la “inoperancia del Estado, al no garantizar las medidas de protección pertinentes”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ