Despacho 505: Ortega anula gestiones de crédito realizadas por el sancionado Iván Acosta

Desde que el nombre de Iván Acosta fue agregado a la lista de sancionados, el dictador Daniel Ortega delega las funciones que ejercía como el hombre de más poder en el Ministerio de Hacienda a otros cuadros y desautoriza sus últimas actuaciones. Su firma ya no tiene ningún valor.

Iván Acosta ha caído en desgracia. Desde que su nombre fue agregado a la lista de funcionarios nicaragüenses sancionados por tener responsabilidad directa en violaciones a derechos humanos y malversación de fondos públicos, su jefe, el dictador Daniel Ortega, delega las funciones que ejercía como el hombre de más poder en el Ministerio de Hacienda y Crédito Público a otros cuadros, y corrige las últimas actuaciones realizadas por Acosta, porque su firma ya no tiene ningún valor.

Al recién nombrado viceministro general de Hacienda, José Adrián Chavarría Montenegro, debido a la incapacidad de Acosta para asumir la representación legal y financiera de esa cartera, le corresponde ahora suscribir dos préstamos que Ortega había ordenado suscribir al ministro sancionado entre el 4 y 14 de mayo.

Lea También: Rosario Murillo es excluida de videoconferencia del Papa con primeras damas de América Latina

Uno de estos financiamientos corresponde al Programa de Emergencia Prevención y Contención del Covi-19 en Nicaragua por 11,727,217 con el Banco de Integración Económica (BCIE), para el cual Ortega solicitó modificar el contrato de préstamo número 2154 previamente firmado por un monto total de 67 millones para la construcción de la ampliación de la carretera Managua, El Crucero, Diriamba, Jinotepe y Nandaime, de los cuales el Ministerio de Transporte e Infraestructura.

El 4 de mayo Ortega había ordenado al sancionado ministro Acosta, por medio del Acuerdo Presidencial 40-2020, iniciar las gestiones y suscribir la modificación del contrato, argumentando que los fondos serán utilizados por el Ministerio de Salud para enfrentar la pandemia.

OTRA GESTIÓN DE ACOSTA ANULADA

Esa misma tarea, en La Gaceta de este martes, mediante el acuerdo presidencial 50-2020 Ortega se la delegó a su nuevo operador en Hacienda. “Déjese sin efecto la autorización del ministro de Hacienda y Crédito y Públic (Iván Acosta) para suscribir la modificación a contrato de préstamo número 2154 (Adendum) contenido en el acuerdo presidencial contenido en el acuerdo 40-2020”, ordena.

Leer más: Despiden al infectólogo Carlos Quant del Hospital Roberto Calderón por cuestionar mal manejo del régimen Ortega-Murillo a pandemia del covid-19

En otra orden dispuesta en el acuerdo 51-2020 Daniel Ortega delega a Chavarría Montenegro como represente de Nicaragua para firmar el convenio de préstamo con el Fondo OPEP por un monto de 20,500,000 dólares para financiar el Proyecto de Transmisión de Electricidad Rural que beneficiará a las comunidades de El Tortuguero y La Esperanza, en el Caribe Sur. Esa misma tarea se la había encomendado a Acosta el 14 de mayo, pero el día 22 de ese mismo mes fue designado por la Oficina de Control de Activos del Tesoro de Estados que lo ha relegado a ser un cuadro decorativo en la jerarquía del régimen.

MINISTRO SIN PODER

El 26 de mayo Daniel Ortega realizó la primera movida que anula el peso y poder de Iván Acosta dentro del Ministerio de Hacienda y Crédito Público,, En el Acuerdo Presidencial 45-2020 publicado el 29 de mayo en La Gaceta, fue nombrado José Adrián Chavarría Montenegro en el cargo de viceministro general “para otorgarle facultades y competencias de firmar todos los documentos relacionados a la administración de las finanzas públicas del Ministerio de Hacienda y Crédito Público”.

Chavarría Montenegro esla firma autorizada para dar trámite a “desembolsos de fondos nacionales y extranjeros, así como los derivados de la suscripción y ejecución de contratos de préstamos, donaciones y otros mecanismos de cooperación financiera internacional, previo cumplimiento de los procedimientos y normas que correspondan”.

También dejó también sin efecto el acuerdo presidencial número 46-2020 en el que le confería facultades a Acosta como representante del Estado en la administración de las acciones en Disnorte y Dissur. En su lugar nombró a Bruno Mauricio Gallardo Palaviccine, “con todas las facultades necesarias para participar en Juntas Generales Ordinarias y Extraordinarias de Accionistas, con pleno derecho del voto de dichas acciones y a elegir y ser electo en la Junta Directiva”.

Posteriormente, Ortega envió a la Asamblea Nacional una iniciativa de ley para reformar las leyes creadoras de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel) y de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (Enel), que en síntesis desaparece de sus juntas directivas un cargo que estaba reservado para la persona que Presidencia colocara como ministro de Hacienda y Crédito Público. El cambio fue aprobado este miércoles por la aplanadora orteguista.

Leer más: Periodista Álvaro Navarro recibe alta médica, después de siete días en UCI

Al ser sancionado por la OFAC, las entidades financieras están obligadas a suspender todas las transacciones con Iván Acosta, por lo que no puede ejercer funciones básicas en su cargo como gestor de fondos públicos y firma libradora de cheques.

El Tesoro designó a Acosta porque “ha seguido organizando un importante apoyo financiero al régimen de Ortega. Además, Acosta amenazó personalmente a los bancos para que no participaran en una huelga organizada por los líderes de la oposición en marzo de 2019, cuyo objetivo era impulsar la liberación de los presos políticos”, detalló al emitir la sanción.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ