General Julio César Avilés: sanciones son "injerencistas" y tilda de "vividores" a sus acusadores

Wilih Narváez

El General sancionado Julio César Avilés rompió el silencio ante las sanciones que le impuso Estados Unidos, por no haber desarmado a los paramilitares que dejaron un baño de sangre en Nicaragua en la operación limpieza del 2018.
En declaraciones a medios de comunicación, Avilés rechazó el señalamiento que le hizo el Departamento del Tesoro de Estados Unidos que desde esa institución, militares armaron a los paramilitares.


"No hemos entregado armas a nadie, rechazamos esas calumnias. Aprovecho para hacer responsables a los calumniadores de daños físicos y psicológicos que puedan causar a nuestros compañeros y sus familiares. No hay ni un solo caso que en medio de las situaciones de Abril que un miembro del ejército haya agredido a un nicaragüense. Esa decisión del Departamento del Tesoro es injerencismo" dijo Avilés, según el reportó el Diario La Prensa quien tuvo acceso a la conferencia de prensa que brindó el sancionado jefe del ejército sandinista. 

PUEDE LEERSancionado Julio César Avilés se quiere lavar la cara con el coronavirus, Ortega lo mantiene en Ejército


El Departamento del Tesoro de Estados Unidos designó a Avilés para ser sancionado porque "está alineado políticamente con el Presidente Ortega, se negó a ordenar la inhabilitación y el desmantelamiento de las fuerzas paramilitares o parapoliciales durante y después de los levantamientos políticos que comenzaron el 18 de abril de 2018. Los militares proporcionaron armas a la parapolicía, la cual llevó a cabo actos de violencia contra el pueblo nicaragüense, lo que resultó en más de 300 muertes, actos de violencia significativos y abuso de los derechos humanos contra personas asociadas con las protestas" señaló el Tesoro de Estados Unidos el pasado 22 de mayo.


Aunque Avilés y otros militares aparecen en actos públicos con los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo, rodeado de banderas rojinegras, dice que no se conducen por "criterios políticos"


"Bajo ningún punto de vista lo aceptamos nosotros. No nos conducimos por criterios políticos, sino bajo lo establecido en nuestra Constitución y nuestras leyes. El ejército de Nicaragua se rige bajo artículo 95 de la Constitución de Nicaragua a la que debemos estricta obediencia. El presidente es el Jefe Supremo de las fuerzas Armadas como en otros países. El artículo 95 de la Constitución lo que dice es subordinación al poder ejercido por el presidente de la república. Esos señalamientos no reflejan la realidad y los rechazamos,  al igual que las calumnia que a diario grupos de vividores pretenden afectar la reputación del Ejército de Nicaragua" argumentó Avilés, quien es señalado por el Mayor en retiro Tomás Maldonado de haber dirigido la operación limpieza en Carazo.

SIGA LEYENDO: Ejército y Julio César Avilés, dirigieron operación limpieza en Nicaragua, asegura Mayor en retiro Tomás Maldonado


La semana pasada Maldonado aseguró que 3 ó 4 días antes de la operación limpieza lo llamaron de inteligencia del Ejército y al lado estaba Avilés.

"Él insistía y Julio Avilés le dijo "decile de las condiciones entonces" hablaron de decir que yo podía recibir prebendas de ellos y que se entregara mi hijo y que le iban a dar una casa de seguridad" reveló Maldonado quien considera que la institución castrense está plenamente involucrada en la represión, tal y como lo señaló el Departamento del Tesoro de Estados Unidos que señaló a militares de armar a paramilitares y policía.
 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ