Monseñor Rolando Álvarez insta a feligresía a no perder la “esperanza” ante la “barbarie y crueldad”

“Los nicaragüenses debemos depositar el dolor que padecemos en el alma y el corazón en Jesús”, expresó Monseñor Rolando Álvarez, tras el acto terrorista en la Capilla de la Sangre de Cristo en la Catedral de Managua.

Según Álvarez, el “ataque” ha querido ser un “golpe mortal” a la identidad de los creyentes nicaragüenses “este golpe bárbaro, lleno de barbarie, lleno de crueldad contra la historia de la patria, contra la cultura nuestra y con nuestra propia identidad, ha querido ser un golpe mortal para la identidad misma”, dijo durante su homilia este domingo.

Leer más: Monseñor Abelardo Mata tilda de "torpeza" ataque a Catedral y alerta que el "maligno anda suelto"

En medio de las adversidades que enfrenta el pueblo nicaragüense, el obispo instó a la feligresía a perder la esperanza, a creer en lo imposible, a soñar lo inimaginable “la esperanza hace entrar en la oscuridad de un futuro incierto, para caminar en la luz. La esperanza hace entrar al nicaragüense en ese futuro sombrío muchas veces, pero para caminar a la luz, precisamente porque al fondo, al final se mira la luz de un nuevo amanecer” manifestó.

Leer más: Policía insistió en las veladoras a los 7 testigos del "acto terrorista" en catedral de Managua

Para el religioso, esa nueva “esperanza” resurgirá un nuevo país en el cual reinará la “paz, justicia y libertad” “donde podamos trabajar con serenidad para ganarnos el pan de cada día con honestidad y dignidad, donde se pueda caminar por las calles sin miedo a que se le atropelle, donde se pueda rendir el culto a Dios en los templos sin miedo a que se le incendie, donde se pueda arar la tierra vender el producto sin miedo a que se le persiga, donde podamos convivir, compartir la misma mesa como hermanos donde podamos mirarnos a los ojos sin miedo, sin humillarnos y sin sentirnos extraños”, indicó.

Leer más: Monseñor Silvio Báez señaló que los “actos de terror” no intimidan a la iglesia en Nicaragua

El Obispo de Matagalpa aseguró que la esperanza es el cimiento para construir una nueva sociedad “la sociedad donde todos podamos caber, con el respeto a nuestras diferencias, con la capacidad de construir un futuro digno, tal y como lo merece nuestro pueblo, nuestra gente, nuestra historia (...) sobre la Cruz será Él (Jesús) moribundo de donde nace una nueva humanidad y de donde seguramente, indudablemente nacerá una nueva Nicaragua”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ