Dictadura en Nicaragua intenta "lavarse manos" con suicidio de niño de 12 años

Tomada de El 19 Digital

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo intentan “lavarse las manos” con el suicidio de un niño de 12 años que se encontraba en el centro de protección “Puente de Amistad”, mandando a cerrar el centro, sin realizar una investigación pertinente del caso.

La víctima se encontraba bajo la protección especial del Estado de Nicaragua a través del Ministerio de la Familia (MIFAN) debido a una trágica historia de violencia intrafamiliar con el femicidio de su madre.

Para Lorna Norori del Movimiento Contra el Abuso Sexual, el Estado de Nicaragua es el principal responsable en la protección al menor de edad, pero no actuó como corresponde “este centro ya está cerrado pero no se ve que se haya realizado algún tipo de investigación como compete para valorar, hasta qué punto se estaban aplicando debidamente las medidas de protección especial que indica el Código de la Niñez y la Adolescencia”, explicó Norori a 100%Noticias.

Leer más: Confirman cierre de centro de protección tras supuesto suicidio de niño de 12 años

A pesar de que los centros de protección son privados, Norori señala que son regulados por MIFAN “el gobierno es responsable de llevar adelante una investigación. Además deben informar ¿Qué ocurrió? ¿Qué circunstancias fueron las que produjeron esta situación? ¿tenía supervisión, quienes estaban supervisando al niño? ¿En la atención psicológica se previó que podría haber una condición que estuviera afectando al niño en ese momento para que le llevará a tomar esta determinación para llevar adelante esto?”, cuestionó la experta.

Según la experta, el suicidio en un niño en la mayoría de los casos está vinculado al abuso sexual “tiene mucho que ver con una condición bien cruda de abuso, particularmente cuando el niño viene de una condición de violencia y una muerte violenta de su mamá y pasa a un centro de protección, cuando todo esto ocurre y es un niño que ha estado en riesgo de manera sistemática y permanente, efectivamente lo más probable es que él niño sí vivió abuso sexual. Entonces ¿por qué razón no se lleva adelante una investigación como es debido?”, explica la especialista.

Noriri reiteró que es necesario una investigación para puntualizar “¿Que se hizo a partir de la historia que vivió el niño? y tener claro ¿Si se cumplieron con los protocolos como es debido?. Obviamente la muerte del niño evidencia que no”. Que la primera dama diga que era un centro privado también dejen evidencia, que el Estado se quiere lavar las manos, el gobierno se quiere lavar las manos”.

Respecto a las cifras que proporcionó la sancionada vicepresidente Rosario Murillo, Norori rechazó las estadísticas “los menores y adolescentes que están en los centro de protección especial han transcurrido por las historias más duras, dolorosas, difíciles y expuestos a mayores riesgos, podemos decir que como mínimo el 50% de las niñas y los niños han vivido abuso sexual en su vida, no se están arrojando datos aterrizados en la realidad por parte del gobierno, están tratando simplemente de tapar el bulto y cerrar el caso”, refirió.

En un comunicado, la organización Puente de Amistad lamenta la tragedia, pero tampoco explican las circunstancias del deceso. “Lamentamos de sobremanera el trágico fallecimiento de uno de los miembros de nuestra familia. Su precipitada partida representa para nosotros una pérdida irreparable que nos embarga de impotencia y dolor”, indica el comunicado.

Ante el cierre definitivo del Centro señalan “nuestra entera y completa disposición de colaborar con las autoridades competentes a fin de realizar las diligencias pertinentes, y determinar las circunstancias que originó tan doloroso acontecimiento”, reza el documento.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ