¿Cómo las elecciones de EE.UU. podrían influir en la política de Nicaragua?

La contienda electoral en Estados Unidos por la Casa Blanca, estaría incidiendo desde ya en la política exterior de Nicaragua, según los expertos consultados por la Voz de América.

El gobierno, por ejemplo, que se enfrenta a una de sus peores crisis políticas de los últimos 30 años, tras las protestas originadas en abril de 2018, se encuentra a la expectativa de si habrá algún cambio en la administración en Estados Unidos, asegura desde Managua el excanciller Francisco Aguirre Sacasa.

Sacasa sostiene que la administración del presidente Daniel Ortega no ha realizado las reformas al sistema electoral que acordó con la Organización de Estados Americanos (OEA), puesto que está aguardando hasta que se conozcan los resultados de las elecciones en Washington.

También Puede Leer: Nicaragua: proyecto de ley busca controlar fondos y "agentes" extranjeros

“No solo creo que las elecciones de Estados Unidos puedan tener incidencia en Nicaragua, sino que ya las está teniendo. ¿En qué sentido? en el sentido que el presidente Ortega ya decidió postergar hasta el año entrante una posible reforma electoral para dar tiempo para ellos a ver quién gana en Estados Unidos”, valora Sacasa en entrevista con VOA. 

El excanciller dice que Ortega intentaría conocer un poco más sobre la postura del exvicepresidente y candidato demócrata, Joe Biden, en caso de que resultase ganador; mientras que, si gana Donald Trump, vería cómo replantea su estrategia política.

Y es que las relaciones de Managua y Washington permanecen tensas, tras las sanciones de Estados Unidos a más de veinte funcionarios y allegados a Ortega por su presunta participación en actos de corrupción y violación de los Derechos Humanos.

También se han aprobado leyes como la conocida 'Nica Act' que, entre otras cosas, restringe a Managua el acceso a préstamos internacionales.

Recuerde Leer: Healy califica de “totalitaria y confiscatoria” proyecto de Ley de Regulación de Agentes Extranjeros

Ortega ha criticado dichas sanciones y las ha tildado de “injerencistas” en múltiples comparecencias públicas. De hecho, con la pandemia ha pedido que las medidas sean levantadas con el argumento de poder brindar una “mejor atención a la ciudadanía”.

Demócratas o republicanos, igual de exigentes con Ortega

Si Biden llega a la Casa Blanca 'se podrían dar algunos cambios' que le permitan al gobierno de Ortega tener un pequeño margen para las negociaciones, aseguró a la Voz de América, Cairo Amador, funcionario cercano al gobierno Sandinista. Aunque reflexionó en que no esperaba 'muchos cambios al respecto'.

“Puede que no pase nada, pero también que pase todo, ¿en qué sentido? En que Biden puede abrirse a un nuevo proceso y actitudes bilaterales que puedan llevar a una situación o panorama político nuevo. Es una expectativa que tengo”, sugiere Amador.

Amador añade que con Biden puede haber diálogo y reencuentro con Estados Unidos, a diferencia de lo que pasaría con el presidente Donald Trump, quien, según afirma, solo representa confrontación y sanciones. “Desde esa perspectiva, el mundo espera un cambio”, afirma Amador.

Leer más: Coalición Nacional condena ley que criminaliza a ONG, periodistas, defensores de DDHH y organizaciones opositoras

Sacasa no comparte la opinión de Amador. El excanciller considera que tanto el partido republicano como el demócrata están comprometidos con el restablecimiento de la democracia en Latinoamérica y pone como ejemplo la aprobación de 'Nica Act', la cual fue aprobada unánimemente en el Congreso de Estados Unidos.   

“Ellos [el oficialismo] ya saben que el presidente Trump ha tenido una línea dura contra el régimen de acá, y tienen la esperanza que gane Biden y que con ello haya un cambio en cuanto a Nicaragua, pero es algo que no creo que se vaya a a dar, porque mi impresión es que en Estados Unidos, tanto demócratas como republicanos están preocupados por la corrupción, y eso lo vimos en la forma que fue aprobado el Nica Act”, argumenta Sacasa.  

Lo que sí considera el diplomático nicaragüense es que puede haber “un cambio en el estilo con relación al presidente Trump”, pero señala que -en el fondo- una administración demócrata buscará la liberación de los países. “Igual que la que buscó Bill Clinton con la democratización de Latinoamérica”, puntualizó.

El exembajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Mauricio Díaz, también coincide con la visión de Sacasa y menciona que la política exterior de Estados Unidos está diseñada para preservar una serie de valores.

Otro elemento que determinará el manejo de la política de Estados Unidos con Managua es el acercamiento que Nicaragüa tiene con Venezuela, Rusia y Cuba, explica Díaz.

“La preocupación fundamental de Estados Unidos es que estos gobiernos atentan contra la propia seguridad. Sobre todo, por sus alianzas con Rusia”, añade Díaz.

Por otro lado agrega que algunas medidas impuestas por Estados Unidos no serán fáciles de revertir pues han adquirido un rango de leyes “que va a ser muy difícil cambiar en una nueva administración”.

Leer más: Ley de regulación de "agentes extranjeros" es un golpe a medios de comunicación y ONG en Nicaragua

"Creo que Nicaragüa va a seguir estando en el ojo de cualquier administración que llegue a la Casa Blanca después de las elecciones”, finaliza Díaz.

La VOA también consultó a la Cancillería de Nicaragua sobre este asunto, pero no hubo un pronunciamiento sobre el tema.

Sector privado: “Cuidado hay un endurecimiento ”

Mientras tanto los empresarios nicaragüenses se muestran optimistas con las elecciones de Estados Unidos y consideran que se mantendrá una posición dura para lograr “la democratización” en el país.

El presidente de la Cámara de Comercio Americana (Amcham), Mario Arana reveló a VOA que la información que manejan al respecto es que no habrá un mayor cambio en la política exterior si gana un presidente republicano o demócrata.

Leer más: Régimen de Daniel Ortega impulsa ley que controlará dinero que "atente a seguridad del Estado"

“A lo mejor podría haber alguna postura de diálogo en una administración demócrata con Ortega, pero las sanciones e imposiciones en Managua seguirán. Lo hemos visto en aprobación de leyes en el Congreso y Senado”, dice Arana.

Mientras si se mantiene Trump gobernando, considera que continuará con la misma política de mano dura con la que se espera que el actual gobierno de Ortega se vea obligado a celebrar comicios libres y transparentes.

Reporte de la Voz de América

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ