Mujeres Centroamericanas demandan investigar y sancionar asedio policial contra Movimiento María Elena Cuadra

Al menos 10 organizaciones de mujeres centroamericanas exhortaron al régimen de Daniel Ortega y en particular a la Corte Suprema de Justicia, iniciar de oficio una investigación rápida e imparcial sobre la obstrucción policial al Movimiento de Mujeres María Elena (MEC), al negar el acceso a las instalaciones de la organización, en Managua. 

“Estas acciones no pueden quedar impunes ya que evidentemente es un hecho de violencia institucional que busca infundir temor y amedrentar al MEC en su rol de defensoras de derechos humanos”, reza el comunicado.

Mujeres Centroamericanas reiteró que Sandra Ramos y del personal del MEC, son perseguidas políticas en su propio país, “en una clara vulneración de sus derechos humanos de parte de las autoridades, quienes deberían de garantizar el trabajo del MEC en defensa de las mujeres más pobres del país que demandan un derecho a vivir libres de violencia y a trabajar en condiciones dignas”.

La organización reiteró que Nicaragua es suscriptor de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, entre otros, que contienen una serie de principios y derechos que se basan en las normas del derecho internacional y protegen a las personas defensoras u organizaciones que velan por los derechos de la población. 

Leer más: Nicaragua: Líderes de oposición denuncian asedio permanente de policía sandinista

Mujeres Centroamericanas manifestaron que el régimen está obligado a tomar de inmediato las medidas necesarias que eviten cualquier atentado o vulneración contra la integridad del personal.

“El gobierno de Nicaragua está obligado a facilitar los recursos y condiciones necesarias para el desarrollo de la labor del MEC, sin que puedan sufrir ninguna coacción, amenaza o riesgo en el desempeño de este rol”, señalan.

Leer más: La nicaragüense Lottie Cunningham gana el Nobel alternativo

Las organizaciones instaron a las instancias internacionales y nacionales, a pronunciarse y demandar la inmediata investigación y sanción de reiterados atropellos y vulneraciones a los derechos humanos de su dirigente Sandra Ramos y de cada una de las trabajadoras del Movimiento María Elena Cuadra. 

El pasado 25 de septiembre, en horas de la mañana, el Movimiento María Elena Cuadra sufrió amenazas, abuso de autoridad y actos arbitrarios de obstrucción al domicilio de empleo del MEC, de parte de la Policía sandinista.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ