Monseñor Silvio Báez: Cuando los poderosos se ciegan por la ambición no dudan en reprimir, agredir con violencia e incluso matar

En su homilía en Miami este domingo el obispo auxiliar de Managua Monseñor Silvio Báez se refirió a la parábola de los viñeros homicidas en la que enfatizó que “los labradores, que en la parábola representan a quienes tienen algún tipo de autoridad sobre el pueblo, no entendían que ellos no eran los dueños de la viña, que no podían hacer con ella lo que quisieran y mucho menos apoderarse de ella”.

Lea Además; Oscar René Vargas: Las ganancias del sistema financiero se hunden

Asimismo, destacó que “la viña es del Señor. Con la parábola Jesús les está recordando a los dirigentes religiosos y civiles de Israel que el pueblo no es propiedad suya. La autoridad la deben ejercer como un servicio para el bien de todos. Este fue el gran pecado en la historia del pueblo elegido: los sacerdotes, los jueces, los reyes no escuchaban al Señor y actuaban como si fueran los dueños absolutos y se aprovechaban de las instituciones, de las leyes y de su poder sagrado para imponerse y explotar al pueblo. Se olvidaban de que eran administradores de una viña que era de Dios y cuyos frutos debían beneficiar a todos” refirió Báez.

Recuerde Leer: Exiliados de Cuba, Venezuela y Nicaragua en EEUU pretenden conformar una fuerza anticomunista

De igual manera hizo mención de que “cuando los poderosos se sienten seguros en un sistema que controlan en modo despótico y absoluto, se sienten dueños de la historia y de los demás. Cuando los poderosos se ciegan por la ambición y son esclavos del delirio de dominio, no dudan en reprimir, agredir con violencia e incluso matar. Esta fue la historia de Israel, y es también la historia de la humanidad hoy. Quienes se sienten dueños absolutos de todo y desean tenerlo todo, ignoran todo derecho y atropellan la justicia. Solo conocen la fuerza bruta del aniquilamiento de los demás y de la apropiación indebida de los bienes que son de todos. No dudan incluso en hacer violencia a Dios mismo, a quien manipulan para sus intereses, o lo niegan y expulsan cuando les resulta incómodo” enfatizó el religioso.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ