Critican abordaje y desprotección de Policía en caso de niña violada y asesinada a escobazos por su tío y pareja

Tomada de El 19 Digital

Pedro Pablo Dávila Hernández (tío de la niña) y su cónyuge Fanny del Carmen Pérez Zelaya confesaron a la sancionada policía sandinista el crimen contra la menor de edad Y.G.D.G. asesinada a escobazos y abusada sexualmente por su tío.

La policía sandinista, presentó dos vídeos de los interrogatorios a los acusados. En uno de los vídeos una oficial pregunta a Dávila Hernández ¿le daban maltrato a la niña? y el señalado responde “si yo le pegaba con una vara de café y en veces le pegaba con faja, pero mi esposa le pegaba con un palo de escoba y le pegaba con la faja también, la niña era malcriada”, manifestó.

En el vídeo, el tío de la menor admite que abusó sexualmente de la víctima en dos ocasiones. Mientras que Fanny Pérez (cónyuge) reconoce que conocía de los abusos contra la niña de cuatro años.

“Dos veces abusé de la niña, la primera vez fue el 19 de septiembre del 2020 alrededor de las 2 de la mañana, me levanté tratando que mi esposa no escuchara, pues estaba dormida, le toqué (a la niña) sus partes íntimas, la apreté e introduje mi dedo en su parte íntima. La segunda vez, le quité su ropita y le introduje mi pene”, declaró el tío materno de la menor.

En conferencia de prensa a medios oficialistas, la policía informó que un equipo técnico conformado por Investigadoras de la Comisaría de la Mujer, Peritos de criminalística y médico forense, acudieron al lugar, realizaron inspección, fijación fotográfica de la escena y recolectaron muestras de fluidos corporales para realizar peritajes químico y biológico.

LEER MÁS: Niña de cuatro años fue asesinada a escobazos tras ser violada por su tío y pareja en Matagalpa

“Cuerpo examinado por médico forense del departamento de Matagalpa, dictaminó como causa de muerte: Trauma cráneo encefálico severo, presentando además signos de violencia y agresión sexual de reciente data”, expresó el Comisionado .

Dávila Hernández y Pérez Zelaya serán procesados por el delito de homicidio, y en el caso del tío, se le imputará el delito de violación. 

La niña fue asesinada el pasado 26 de septiembre, pero la policía sandinista se pronunció diez días después sobre el caso.

Al respecto, Lorna Norori del Movimiento Contra el Abuso Sexual condenó el abordaje de la policía sandinista en el caso primero porque hubo intento de ocultar información, y en segundo lugar por la “exposición” de la información que busca convencer a la sociedad la necesidad de la cadena perpetua. Norori también condenó el abordaje de algunos medios de comunicación en el país.

“Un abordaje inadecuado, la pretensión de exhibir de esta manera una situación ¿para que?, si nos quieren convencer que esto da lugar para que se aplique la cadena perpetua verdaderamente no es la forma, ni siquiera con toda la experiencia que tengo en tema del abuso sexual sé que me vas a convencer con esta sea medida por la cual hay que aplicar cadena perpetua y mucho menos con una condición está manipulada como está”, expresó a 100%Noticias Norori.

La especialista aseguró que la única forma de demostrar que el Estado de Nicaragua está "preocupado" por la violencia contra las mujeres y menores de edad tiene que destinar mayores recursos economicos y humanos para atender la problematica.

“No van a resolver nada emitiendo un protocolo con 50 páginas, cuando en realidad lo que hace falta es que tengan primero voluntad para resolver la problemática, y en segundo lugar que haya no sólo recursos económicos también recursos humanos porque en realidad carecen de especializado en atención al abuso sexual, preparación psicólogica, el personal no tiene la especialidad de abuso sexual no tiene posibilidad de intervenir en algo sexual porque no ha recibido esta preparación entonces solamente es un montón de papel que no sirve de mucho en tanto no tiene posibilidades de aplicación”, explica la experta.

La representante del Movimiento Contra el Abuso Sexual aseguró que en los casos de abuso a menores hay altas probabilidades de asesinatos “las niñas y los niños más chiquitos son quienes mueren regularmente en el abuso sexual y en este caso la niña tenía una condición de maltrato extremo y además el abuso sexual, obviamente era una vida que no le importaba a estas dos personas, una pareja de monstruos tán jóvenes ambos sabían que estaba maltratando esta niña y que estaban abusando sexualmente” dijo.

La madre biológica de la niña, Rosa Adilia Dávila Hernández, de 23 años de edad, dejó a su hija al cuidado de su abuelo materno, Pedro Pablo Dávila Ochoa, de 65 años, desde el 23 de junio del año 2020.

LEER MÁS: Pobladores en Estelí captura a dos aberrados sexuales

Dávila Ochoa, abuelo de la menor, la entregó a su hijo Pedro Pablo Dávila Hernández, de 21 años, para que junto a su cónyuge Fanny del Carmen Pérez Zelaya, de 20 años, se hicieran cargo de su cuido, en la comunidad Fila Grande, comarca El Guapotal, Municipio El Tuma La Dalia, Matagalpa.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ