Policía sandinista minimiza y miente en intento de asesinato a Verónica Chávez

La sancionada policía sandinista minimizó el atentado contra la periodista independiente Verónica Chávez a manos de paramilitares sandinistas que la agredieron a pedradas en Masaya, al salir de una reunión departamental de la Coalición Nacional.

Ayer, desde tempranas horas, oficiales de la policía asediaron la reunión de los integrantes de la CN, y en complicidad con paramilitares permitieron que pincharan las llantas de los vehículos en los que se movilizaban los opositores y les dieron “luz verde” para atacar a pedradas a la Coalición Nacional. Sin embargo, como era de esperarse en un comunicado la policía se hizo “ciega, sorda y muda” ya que todos los hechos ocurrieron en su presencia y no hiciero nada para evitarlo y mas bien lo propiciaron.

La Policía minimiza el caso y solo menciona en su escueto informe, las iniciales de los nombres y apellidos y no el nombre completo de Verónica Graciela Chávez Selva. 

“Ayer domingo 11 de octubre a las 2:20 de la tarde, Policía Nacional fue informada por autoridades del Hospital “Humberto Alvarado Vázquez”, de la ciudad de Masaya, que persona de sexo femenino, de 43 años de edad, identificada con iniciales V.G.CH.S., fue atendida por presentar lesión en la cabeza, ocasionada con piedra” señala el comunicado de la policía sandinista, pese a que en complicidad con los paramilitares permitieron la agresión a la periodista. 

LEER MÁS: Verónica Chávez sale de UCI, ONU Derechos Humanos exige investigar a responsables de ataque

Tras el ataque, Verónica Chávez, fue trasladada inconsciente al Hospital Humberto Alvarado en Masaya donde fue estabilizada y trasladada al Hospital Vivian Pellas debido a que los paramilitares les dieron persecución hasta el centro hospitalario rodeando el lugar. 

LEER MÁS: Daniel Ortega tiró la “piedra” contra la periodista Verónica Chávez dice Juan Sebastián Chamorro

“A las 3:20 de la tarde de ese mismo día, fue dada de alta por personal médico especializado que le atendió, refiriendo no presentar fractura, sin trastornos de signos vitales, consciente y orientada”, indica la nota de prensa policial, la cual revela una mentira más del régimen sandinista por minimizar la agresión debido a que Chávez fue ingresada a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) por presentar “fractura y sangrado interno" por el golpe. 

Miguel Mora informó que Verónica tenía fractura y sangrado interno y que por eso fue ingresada desde ayer a la unidad de cuidados intensivos del Hospital Metropolitano Vivian Pellas. En horas del medio día Chávez salió de UCI, tras practicarle otros exámenes en dicho hospital.

Lucia Pineda Ubau, Directora de 100%Noticias, aseguró que la policía “Mienten porque un comisionado orientó el ataque,  vieron la agresión, no hicieron nada y se rieron cuando los paramilitares atacaban a Verónica, Miguel y a las otras personas que estaban afuera del lugar donde se realizó reunión de la Coalición Nacional y ahora la Policía dice que se entera de los hechos por el reporte que da el Hospital y lo mencionan como una simple "incidencia", dijo a 100%Noticias.

La Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, demandó que el Estado de Nicaragua debe garantizar los derechos políticos de la oposición "investigar, juzgar y sancionar a los responsables del ataque ocurrido en presencia de patrullas de la Policía, que habría omitido su deber de prevención".

José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch se pronunció por el ataque a la periodista "Nicaragua: Mi total repudio a la brutal agresión contra la periodista Verónica Chávez"

LEER MÁS: Miguel Mora: Hubo intento de asesinato a Verónica Chávez, ordenado por Ortega y Murillo

Un día antes del ataque, Miguel Mora, esposo de Chávez fue amenazado por el Comisionado Fidel Domínguez quien les dijo "después no se quejen" por filmar el hostigamiento policial en Malpaisillo León y otro Comisionado también lo amenazó con ser “torturado”.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ