"Nadie ha venido a preguntar si estamos vivos o muertos" reclama pobladora de la zona costera de Bilwi

“Necesitamos agua potable, hay niños recién nacidos aquí, no tenemos comida, no tienen casa donde dormir”, reclaman algunas familias que habitan en la zona costera en Bilwi y que fueron afectados por el desplazamiento del huracán Eta en el caribe norte de Nicaragua.

Una pobladora lamentó que ningún funcionario dé respuesta a sus necesidades “nadie se acuerda de nosotros como si no ha pasado nada”.

Según la mujer, todas las viviendas fueron destruidas y solo una quedó en pie, “ahí están durmiendo los niños y recién nacidos, no tenemos nada, estamos en la calle”, dijo.

LEER MÁS: Comunidades en Waspán “inundadas y con pozos contaminados”, informa padre Rodolfo Frech

¿Cómo vamos a sobrevivir así?, se preguntó otro poblador, quien aseguró que tienen cuatro días sin alimentos “nadie ha venido a resolver aunque sea un bocadito, teniendo niños y  recién nacidos, tenemos que estar buscando entre la basura, nos dejó en la calle, desamparados, necesitamos que el gobierno nos ayude, que nos dé una manita”, manifestó.

SEGUIR LEYENDO: ONU lista para asistir a Nicaragua por el paso del huracán Eta

“por lo menos que nos regalen botellas de agua, no tenemos agua, no han venido a preguntar si estamos vivos o muertos”, reclamó la mujer.

Una delegación del Programa Mundial de Alimentos (PMA) realizó una visita en Bilwi y recorrió algunos albergues para constatar el impacto del huracán Eta y brindar seguridad alimentaria a los afectados. 

“Hemos hablado con las autoridades municipales, regionales y hemos visitado un albergue donde hay gente de varias comunidades, estamos viendo el impacto, compartir nuestra solidaridad con las familias y estamos a disposición en lo que se necesita y asegurar la sobre alimentaria. Es un trabajo muy grande, muchísimos traumas se pueden ver en la población, el gobierno está haciendo las evaluaciones rápidas”, dijo Giorgia Testolin, representante del PMA.

La periodista Georgina Vargas recorrió la comunidad Wawa Bar la cual fue arrasada por Eta. Vargas informó que los lugareños se encuentran "sin alimentos y sin agua".

LEER MÁS: “Los árboles caían, las láminas volaban, intensificamos la oración" relata el padre Javier Pla tras paso de Eta en Bilwi

“cinco días sin que las autoridades lleguen a visitar este lugar. Las autoridades no se han pronunciado, los pozos se encuentran contaminados y los comunitarios no cuentan con alimento ni agua potable están tomando agua de coco para calmar la sed”, reportó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ