Monitoreo Azul y Blanco reporta 28 fallecidos por paso del huracán IOTA en Nicaragua

28 personas fallecidas por el huracán IOTA reporta el Monitoreo Azul y Blanco, el cual recabó información de la emergencia durante cinco días.

Según el informe, recibieron 61 reportes de ríos desbordados, comunidades y viviendas inundadas en 38 municipios y 15 reportes de deslaves o derrumbes en once municipios del país.

Asimismo, en 29 municipios hay infraestructuras dañadas por vientos o derrumbes en viviendas, iglesias, escuelas, hospitales, entre otros.

El informe detalla que al menos 63,914 personas fueron evacuadas a 683 albergues.

El Monitoreo Azul y Blanco denuncia “ausencia e inacción” del régimen sandinista en diversos municipios debido a que algunos pobladores no fueron evacuados ni asistidos por las autoridades; por ejemplo, alcaldías opositoras denunciaron haber sido excluidas de recibir apoyo del Estado.

LEER MÁS: Régimen de Daniel Ortega reconoce 21 fallecidos por el el Huracán Iota

Respecto a la cifra de fallecidos, los decesos se registraron 3 en Jinotega, 3 RACCN, 1 Nueva Segovia, 11 Matagalpa, 1  Boaco, 1 León, 2 Managua, 6 Carazo. El régimen de Daniel Ortega sólo reconoce 21 muertos por el paso de IOTA en el país. 

Además, la emergencia nacional demostró que los albergues no prestan condiciones para personas evacuadas “falta de alimentos, colchonetas para dormir y condiciones de higiene y medidas ante el Covid-19, razones por las cuales algunas personas abandonaron los albergues”, indican.

El informe también recogió que el régimen Ortega-Murillo mantuvo el asedio a periodistas a través de la sancionada policía sandinista que obstaculizó la cobertura de noticias sobre el huracán. En Matagalpa, trabajadores de la alcaldía de San Ramón agredieron física y verbalmente a periodistas.

LEER MÁS: FMI aprueba préstamo al régimen de Daniel Ortega por 185.3 millones de dólares

Además “criminalizaron” la solidaridad y recetaron asedio y hostigamiento en los centros de acopio en iglesias, viviendas y otros lugares para evitar cualquier actividad de recolecta de ayuda a familias damnificadas. 

En el Monitoreo Azul y Blanco colaboran personas y organizaciones de derechos humanos, sociedad civil, redes territoriales, activistas en redes sociales, organizaciones de familiares de personas presas políticas y personas excarceladas.

El equipo se solidarizó con los familiares de todas las víctimas mortales del desastre, así como con las personas sobrevivientes y afectadas.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ