Huracán Iota partió en dos a Haulover, nada quedó en pie

El huracán Iota, degradado a categoría 4, con vientos sostenidos de 250 kilómetros por hora, tocó tierra en la comunidad Haulover en la Costa Caribe Norte, el pasado 16 de noviembre, lo que era un “paraíso” se convirtió en un “desierto” aseguran los pobladores.

En imágenes aéreas divulgadas por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) revelan los destrozos y desolación dejó el paso de Iota, debido a que las familias quedaron sin hogar, sin escuelas, sin iglesias, sin comunidad a la que regresar.

Rumel Washington del Consejo de Ancianos en Haulover expresó que Iota dividió en dos a la comunidad “cuando pasó Eta no fue así, pero este (Iota) que vino ahorita, éste partió Haulover en dos partes porque es demasiado fuerte, demasiado, demasiado fuerte ahí estaba la casa, ahí está la pintura, ahí estaba otra casa y otra casa, todo se destruyó queda como desierto”, dijo a UNICEF Nicaragua.

LEER MÁS: Iglesia Católica, Coalición Nacional y autoconvocados de Carazo realizaron colecta de víveres

A lo lejos otra pobladora Yuri Forbes observa lo que fue su vivienda, la cual fue reducida a escombros y cubierta por el mar que separó la comunidad en dos “la tormenta vino se cayó la casa todo se perdió”. 

Saúl Pereira manifestó que Haulover era un “paraíso”, pero ahora todo quedó destruido “ni casa, ni cayuco, ni lancha, ni barcos, todos perdieron ahorita vivían unas 280 familias”, dijo.

“Letrina, pozos e infraestructuras desaparecieron y la comunidad se encuentra desolada. Sus habitantes permanecen en albergues en Puerto Cabezas”, describe UNICEF.

Manuel Francis del Consejo de Ancianos de la comunidad pidió al régimen sandinista entregar trigo, (alimentos) y rehabilitar la iglesia y escuela “hacer escuela para los niños y clínicas médicas, lo más importante ahorita es el agua todo eso necesitamos”, manifestó.

LEER MÁS: Padre Javier Pla: Comunidades pasaron de la pobreza a la miseria por huracán Iota

La escuela de Haulover y los espacios de esparcimiento de la niña y adolescencia desaparecieron. El huracán Iota arrasó con más de un centenar de viviendas y el entorno medioambiental del lugar.

Según UNICEF trabajan arduamente para garantizar la continuidad de servicios de agua y salud, para las familias afectadas.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ