Padre Javier Pla: "La gira de las lágrimas y de la esperanza" en comunidades del caribe norte

"La gira de las lágrimas y de la esperanza", así llamó el padre Javier Pla de la Iglesia San Pedro Apóstol, un recorrido que realizó en la zona cero de los huracanes, en referencia a la comunidad Haulover, lugar donde tocaron tierra los ciclones Eta y Iota, este último degradado a categoría 4, con vientos sostenidos de 250 kilómetros por hora.

La fuerza de los vientos y el oleaje del mar hizo que la comunidad se dividiera en dos, algunos lugareños aseguran que era un “paraíso”, pero hoy es un “desierto”, por la devastación que causó Iota en la zona, ni una sola casa quedó en pie.

El padre Pla mantiene la “esperanza” que los pobres “volverán, más pobres, a seguir luchando, rezando, riendo, trabajando, llorando y dando testimonio de la fuerza y la fe que solo los pobres tienen”

LEER MÁS: Huracán Iota partió en dos a Haulover, nada quedó en pie

“Empezamos el ADVIENTO y se nos llama a fortalecer la ESPERANZA. Este año 2020 es de oscuridad donde sentimos nuestra vulnerabilidad y debilidad. Nos está queriendo invadir el miedo, la desolación y la resignación. Solo se puede salir del túnel con el ser y el obrar. Somos llamados a descubrir la permanente venida del Señor. El que vendrá un día a dejar claras todas las cosas, viene ahora en cada persona y acontecimiento para que lo recibamos por la fe y por el amor demos testimonio de la espera de su Reino de fraternidad. Por eso el llamado de este tiempo a estar vigilantes y reflexionar sobre nuestra propia tarea y si estamos cumpliendo con nuestra tarea de estar atentos a los que sufren. 

LEER MÁS: Ciudadanos en Nicaragua se solidarizan con los afectados por los huracanes

Las fotos son de " la gira de las lágrimas y de la esperanza". Es la zona 0 de los huracanes ETA e IOTA.  Están en el suelo, tristes y levantándose prácticamente con las uñas. Solo esperan en Dios y se sobreponen a todo pensando en los niños y niñas. Los demás hacemos promesas que unas se cumplirán y otras quedarán en el olvido. Con su esperanza y las manos que les vayamos echando se irán levantando y volverán, más pobres, a seguir luchando, rezando, riendo, trabajando, llorando y dando testimonio de la fuerza y la fe que solo los pobres tienen”

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ